Actualidad

El trepidante final del padre del antivirus más famoso

Hallado muerto en una cárcel de Barcelona. Así acabó anoche el trepidante periplo mundial de un empresario cuyo apellido -McAfee- es sinónimo de antivirus y que en sus últimos años vivió una vida al límite. Huido de Belice en 2012 en plena investigación por homicidio, fue detenido hace ocho meses en España por una investigación de fraude y evasión fiscal en Estados Unidos, donde iba a ser extraditado. Horas antes de ser hallado sin vida, por aparente suicido, la Audiencia Nacional había revelado que aprobaba su orden de extradición. En EE.UU., donde los jueces no se andan con bromas con este tipo de delitos, se enfrentaba a hasta 30 años de cárcel.

A John McAfee (Cinderford, Reino Unido, 1945) la

fiscalía de Tennessee le acusaba de evadir impuestos al no informar al fisco de los ingresos obtenidos por trabajos de promoción de criptomonedas, consultoría digital, conferencias y vender los derechos de la historia de su vida para un documental.

En 1987 había fundado McAfee Associates, una empresa que desarrollaba antivirus cuando Internet aun era un sueño lejano. La compró Intel en 2010, por la friolera de 7.700 millones de dólares, 6.500 millones de euros. ¿Cómo acabó el padre de semejante invento buscado por homicidio, detenido en un aeropuerto español y muerto en prisión? Lo cierto es que cuando Intel pagó esa millonada por McAfee, el padre fundador del producto ya estaba huyendo de la Justicia. En 1994 dimitió de consejero delegado y vendió sus acciones por apenas 100 millones. Esa fortuna, enorme para muchos, pero mínima comparada con lo que hubiera sido si McAfee hubiera aguantado en la empresa unos años más, se esfumó rápido. Compró una mansión en Hawai, otra en Colorado, un rancho en Nuevo México, un jet privado y muchos coches de lujo. Parte de su fortuna la invirtió en bonos de Lehman Brothers. Cuando esa inversionista quebró en la gran recesión de 2008, McAfee se quedó sin gran parte de su efectivo. Según la fiscalía ahí empieza su búsqueda de negocios lucrativos por la vía rápida.

Su fortuna se redujo a unos cuatro millones estimados, y con ellos McAfee se mudó a Belice, donde se instaló en un bungaló frente al mar, y se echó una novia de 17 años, algo de lo que se solía jactar en redes sociales, porque la edad de consentimiento en ese diminuto país caribeño era de 16 años. (McAfee tenía 75 años al morir). Según la prensa de Belice, por entonces McAfee montó una empresa farmacéutica que levantó sospechas por si era una tapadera de metanfetaminas. La Policía allanó su casa en 2012, se incautó de un arsenal de armas y después le identificó como principal sospechoso del homicidio de un vecino suyo llamado Gregory Faull, un magnate inmobiliario de la Florida. McAfee huyó de Belice, pero siempre defendió su inocencia. Paró en Guatemala, donde pidió asilo, y se le denegó. Regresó a EE.UU., y allí vivió -sin pagar impuestos debidamente entre 2014 y 2018, según el Ministerio público- hasta que era ya evidente que la Fiscalía le iba a imputar el delito de evasión fiscal. Se esfumó, hasta que fue detenido en El Prat en octubre.

Etiquetas

Añade un comentario

Pulsa aquí para comentar

Mercedes Benz
The new Mercedes-Benz C-Class