Actualidad

El PSC acoge con frialdad los cambios en el Gobierno que relegan a Iceta de Política Territorial a Cultura

Los socialistas catalanes esperaban un ‘ascenso’ de su primer secretario, pero ven positivo tener ahora dos ministros en el Ejecutivo

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, dijo de Miquel Iceta el 26 de enero, cuando anunció su incorporación al Consejo de Ministros como ministro de Política Territorial y Función Pública, que esta era la persona ideal y adecuada para un Ministerio que ejemplificaba el Estado autonómico. Coincidían cartera y proyecto. No han pasado seis meses y Sánchez ha apartado a Iceta del lugar en el que había invertido «mucha ilusión y muchas horas». Nuevo destino: Cultura.

Aunque en público los dirigentes del PSC han manifestado su satisfacción por la nueva situación de los socialistas catalanes en el Consejo de Ministros, con dos carteras, la de los Ministerios de Cultura y de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, en lugar de una, como hasta ahora, la de Política Territorial y Función Pública, lo cierto es que el cambio de cartera de Iceta ha sentado como un ‘descenso’ de funciones, porque se aspiraba a un ‘ascenso’.

En las últimas semanas, el rumor -nunca desmentido pero nunca confirmado, pues era una potestad del presidente del Gobierno- era que Sánchez premiaría a Iceta con un ‘ascenso’. ¿Una Vicepresidencia? ¿La Portavocía? Todo sería bienvenido. Nunca se pensó en dar un paso atrás. Y menos en solo seis meses desde que tomó posesión del cargo en Política Territorial y Función Pública. Así, el cambio de Gobierno ha sido recibido con cierta frialdad en la sede central del PSC en Barcelona.

Eva Granados, viceprimera secretaria del PSC y vicepresidenta del Parlamento de Cataluña, aseguró ayer que era «un día feliz para el PSC» porque su presencia en el Consejo de Ministros «se refuerza», ya que Iceta estará al frente de una «cartera importante como es la de Cultura», desde donde el primer secretario del PSC podrá «hacer realidad la diversidad» que supone España.

Además, a la silla en el Consejo de Ministros que ya ocupaba Iceta hay que sumar la de Raquel Sánchez, nueva ministra de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, en sustitución de José Luis Ábalos, hasta ahora alcaldesa de Gavá (Barcelona). «Sánchez tendrá entre sus manos políticas muy importantes para el conjunto del bien común, pero también de los catalanes: inversiones, infraestructuras y vivienda», recordó Granados.

Negociación sin pasar por Pallars

Sin embargo, el entorno del PSC sondeado por ABC no analiza igual que la dirección del partido, en público, el ajuste del Gobierno. Las expectativas eran muy altas. La sintonía de Pedro Sánchez e Iceta era, al menos hasta la fecha, casi total. De hecho, desde 2017 la estrategia del PSOE en materia autonómica la marca el PSC. Tanto que en la negociación con los independentistas, en el formato de mesa de diálogo entre Gobiernos, el PSOE ha aceptado las propuestas del PSC.

Es ahí donde ahora los socialistas catalanes buscarán su hueco. «Iceta estará presente», dijo Granados, porque, recordó, «Iceta es diálogo, negociación y pacto». Pero lo cierto es que el PSC queda apartado en el día a día en la negociación del PSOE con ERC, principalmente.

La dirección del PSC siempre ha sacado pecho porque a la hora de hablar tanto con los grupos independentistas como con la Generalitat siempre han estado tres partidos (los independentistas, el PSOE y el PSC). A partir de ahora, el temor en la calle Pallars (sede del PSC) es que, como tiempo atrás, el PSOE considere que le es más útil negociar con los independentistas directamente sin pasar por el PSC.

Etiquetas

Añade un comentario

Pulsa aquí para comentar

Mercedes Benz
The new Mercedes-Benz C-Class