Actualidad

El PP rechaza tener un ‘Iván Redondo’ en Génova y potencia el equipo ideológico para llegar a La Moncloa

El líder de los populares no quiere «humo de marketing» en su gabinete

«Para listos ya estamos nosotros». En las filas populares atribuyen estas palabras a Teodoro García Egea, como mejor ejemplo del rechazo que produce en Génova una figura como la del gurú de La Moncloa, Iván Redondo, jefe de gabinete de Pedro Sánchez. Su perfil es justamente el opuesto al que siempre ha buscado Pablo Casado en su propio equipo interno, por donde han desfilado ya tres jefes de gabinete desde que llegó al despacho de presidente en la planta séptima de Génova. Casado empezó con Pablo Hispán como mano derecha, lo sustituyó por Javier Fernández-Lasquetty, y cuando Ayuso nombró a este consejero de Hacienda, recuperó a Hispán, hasta que esta semana pasada lo relevó por Diego Sanjuanbenito .

«Es el tercer jefe de gabinete en tres años, está claro que Pablo no da con lo que busca», se comenta en el Congreso. ¿Y qué es lo que busca el líder del PP? Casado no quiere «humo de marketing» ni un gurú que le diga lo que tiene que hacer, «porque para listos ya estamos nosotros». En Génova funcionan más los consejos y análisis de los expertos demoscópicos, pero no esa figura que pretende sustituir mucha veces al político con decisiones y actos de pura mercadotecnia.

Convención política

En el relevo de Hispán, un diputado muy bien visto por sus compañeros de escaño, no ha habido una pérdida de confianza, ni críticas internas por la línea que estaba siguiendo. Ha sido una mezcla de motivos personales con un momento en el que el PP ha dado el salto y se ha situado como primer partido en casi todas las encuestas nacionales. Casado ha buscado un empujón ideológico, con la vista puesta en la convención política de otoño, que pretende que sirva de rampa de lanzamiento hacia las generales, con un PP que no dará la espalda a las batallas culturales e ideológicas. O eso es lo que pretenden en este momento. Teodoro García Egea enmarcó ayer los cambios en el gabinete de Casado en la «más absoluta normalidad». El secretario general subrayó que no supondrá ningún matiz nuevo en la estrategia del partido ni en la relación, siempre difícil desde Génova, con Vox.

Para sustituir a Hispán, Casado ha elegido a un amigo, de su máxima confianza, como es Diego Sanjuabenito. Se conocieron en Nuevas Generaciones de Madrid, en el mismo grupo donde estaban Isabel Díaz AyusoAna Camins y Germán Alcayde, entre muchos otros. A Sanjuanbenito se le define dentro del PP como liberal conservador, «con bastantes lecturas», mucha carga ideológica y muy discreto. De hecho, desde su estreno ya ha dejado claro que no quiere participar del ‘circo mediático’ y su relación con los periodistas se aproximará bastante a cero. Algunos hablan incluso de su «aversión» a la prensa: «Su trabajo es muy interno, es ahí donde se siente cómodo».

Candidatura de Ayuso

Sanjuanbenito ha hecho carrera política sobre todo en el Ayuntamiento y la Comunidad de Madrid. Trabajó en el gabinete de Santiago Fisas y de Ana Botella, fue teniente de alcalde, portavoz de Medio Ambiente (una de sus especialidades) y viceconsejero de Sanidad. El pasado 4-M fue elegido diputado a la Asamblea de Madrid, como número 18 de la candidatura encabezada por Ayuso. Según fuentes populares, mantendrá su escaño en el Parlamento regional madrileño. En una escala de 1 (muy a la izquierda) y 10 (muy a la derecha), los que le conocen bien lo sitúan en el 6.

La entrada de Sanjuanbenito en un puesto clave de Génova supondrá, según fuentes populares, un «rearme liberal conservador». El PP está preparando su convención política para presentar un programa que suponga una alternativa real al Gobierno de Sánchez y que dé soluciones en todos los debates que hay ahora mismo en España. Su incorporación supone, de hecho, un giro técnico de Casado en una fase decisiva de la legislatura, para reforzar su entorno con perfiles muy ideológicos, incluidos también José María Rotellar y Miguel Ángel Quintanilla, en las áreas económica y constitucional.

La relación del nuevo jefe de gabinete de Casado con Vox no es mala. Precisamente entre sus tareas estará conseguir en el conjunto de España lo que se vio en Madrid el pasado 4 de mayo, cuando el PP de Ayuso logró recuperar una parte muy importante del voto de Vox, que se sintió representado por la candidatura madrileña, al mismo tiempo que los populares también captaron voto de Ciudadanos y el PSOE. Es ese equilibrio desde el centro el que pretende lograr Pablo Casado, con la vista puesta en la suma de una mayoría que le permita ganar las próximas elecciones generales.

Etiquetas

Añade un comentario

Pulsa aquí para comentar

Mercedes Benz
The new Mercedes-Benz C-Class