Actualidad

El PP busca evitar que Sánchez se apropie del éxito en la vacunación

Las autonomías populares superan a las socialistas en vacunas administradas

«Vacunar, vacunar y vacunar», escribió Pedro Sánchez en las redes sociales el fin de semana. «Es el único camino para dejar atrás la pandemia, para recuperarnos. En España siempre lo hemos tenido claro», advirtió el presidente del Gobierno. La vacunación es la esperanza que le queda a La Moncloa para atribuirse el éxito de la inmunidad de los españoles y la salida de la pandemia, y de paso para confiar en que compense el desgaste producido por los indultos, la crisis y los pactos ‘Frankenstein’, que le han permitido gobernar hasta ahora.

Pero el Partido Popular no se lo va a poner tan fácil. De entrada, los populares niegan la mayor: el mérito de la vacunación sería, sobre todo,

de las comunidades autónomas, que son las que gestionan y administran, pero en ningún caso del Gobierno, que solo recibe lo que le envía la Comisión Europea y luego entrega a las regiones.

El PP se apoya en los datos del informe sobre la gestión integral de la vacunación Covid-19. Según la actividad analizada entre el 27 de diciembre de 2020 y el 13 de junio de 2021, en España se han administrado ya 33,2 millones de dosis. Las comunidades gobernadas por el Partido Popular (Andalucía, Madrid, Murcia, Castilla y León, Galicia y Ceuta) han administrado un total de 15,4 millones de dosis, el 46,3 por ciento, mientras que las regiones donde gobiernan los socialistas (Aragón, Asturias, Baleares, Canarias, Castilla-La Mancha, Comunidad Valenciana, Extremadura, La Rioja y Navarra), se han encargado de inyectar 10,3 millones, el 31 por ciento del total.

El número de personas con pauta completa se eleva a 12,81 millones. El 46,6 por ciento corresponde a comunidades gobernadas por el PP, mientras que el 30,9 por ciento vive en regiones del PSOE.

El diputado del PP José Ignacio Echániz, ex consejero de Sanidad en Madrid y Castilla-La Mancha, explica así cuál es, a su juicio, el papel del Gobierno en todo esto, con una opinión compartida por las comunidades de su partido: «La Unión Europea ha contratado y distribuido las vacunas, los españoles las han pagado, y las comunidades autónomas las han inoculado, la mitad de ellas las consejerías de sanidad del PP. El único que aquí no ha hecho nada ha sido el Gobierno de Pedro Sánchez».

Los diputados del PSOE contraatacan y sacan pecho de los «hechos» del Ejecutivo: «El presidente Pedro Sánchez anunció en el Congreso el 14 de abril que la primera semana del mes de junio España llegaría a los 10 millones de vacunados. Hoy Sanidad certifica que España ha llegado a 12 millones de vacunados. Hechos».

En la oposición insisten en que el papel del Gobierno es «mínimo» en todo el proceso. Primero, explican las fuentes parlamentarias consultadas, la Comisión Europea negocia, contrata y compra de forma centralizada las vacunas para todos los países de la UE y las distribuye cuando las ponen los laboratorios a su disposición, en función del número de vacunas solicitadas por cada país. «El Gobierno de España únicamente decide cómo las distribuye entre las comunidades autónomas y qué vacunas manda». Precisamente, algunas comunidades se han quejado de una distribución «discrecional», porque a su juicio los criterios que se utilizan no responden «de forma clara y transparente a la población general ni a los mayores de cada región».

Según los populares, las vacunas (Pfizer, Moderna, Janssen) llegan directamente de los laboratorios internacionales a cada comunidad, responsables de mantener la logística y la cadena de frío. La comunidad las recepciona y las distribuye en horas a los hospitales, a los grandes centros de vacunación y a los centros de salud para su inoculación. La única vacuna que sigue un proceso distinto, a través de un centro de distribución en Guadalajara, es AstraZéneca. La oposición se queja del «caos» originado por el Ministerio cuando ha intervenido: «Si la vacunación va bien, es porque el Ministerio ha tenido poco que ver», sentencia.

Etiquetas
Mercedes Benz
The new Mercedes-Benz C-Class