Actualidad

El Gobierno prepara un castigo fiscal para desincentivar los pactos sucesorios

Hacienda castiga los pactos sucesorios del derecho civil de Baleares, Galicia y Cataluña, que permiten las herencias en vida con una tributación muy reducida

La ‘eutanasia fiscal’ morirá con la Ley Antifraude del Gobierno. El Ejecutivo prepara un castigo fiscal para desincentivar los pactos sucesorios y quiere que cualquiera que haya adquirido un bien por donación en vida, si vende antes de la muerte del donante, pague lo mismo en concepto de IRPF que si lo hubiera vendido el donante y que tribute sobre la ganancia generada desde la compra del bien.

El proyecto de Ley de medidas de prevención y lucha contra el fraude fiscal validado este martes en el Congreso -que pasa ahora al Senado para ultimar su aprobación- pone el foco en estos pactos sucesorios por su baja tributación e impone un aumento del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) en su artículo 36.

Las herencias en vida de Baleares, Galicia y Cataluña son figuras propias recogidas en el derecho civil propio de estas regiones. Una suerte de «eutanasia fiscal», que permite «morir a efectos fiscales» para transmitir «en vida» bienes a los herederos con una tributación muy reducida, explica Alejando del Campo, abogado y asesor fiscal de DMS Legal.

Desde 2016 este tipo de herencias se han disparado y eso generó suspicacias en Hacienda. La explicación es una sentencia del Tribunal Supremo de febrero de 2016 que se refería a un pacto sucesorio en Galicia -idéntico al de Mallorca e Ibiza- que equiparaba la tributación del 1% de las herencias en vida a las herencias por causa de muerte si el hijo renunciaba a la legítima.

Hasta ese momento, un padre que dejaba una casa a su hijo en vida tenía que pagar entre un 19 y un 26% de IRPF, pero el aval del Supremo permitió al donante tributar el 1% (hasta 700.000 euros). Desde entonces, las donaciones en vida han vivido una época dorada: 30 en 2014, a 812 en 2015, 2.040 en 2016, 3.999 en 2019 y 4.198 en 2020 en las Islas.

«Es verdad que el hijo ya antes de 2016 podía pagar el 1% pero si al padre Hacienda le calculaba una ganancia y le hacía pagar un 20% de IRPF, el padre decía: ‘hijo, ya te lo dejaré cuando muera», explica Del Campo, que cree que «no procede este castigo fiscal».

El Gobierno entiende que los padres se están valiendo de esta fórmula para dar las herencias a sus hijos y que luego éstos los puedan vender sin generar la plusvalía. « Pero no hay fraude en estos negocios jurídicos», apunta Del Campo, que reprocha al Gobierno que presuma siempre un ánimo de elusión de impuestos, sin tener en cuenta si el hijo vende «al cabo de una hora o cinco años después de heredar». Por eso, cree que es «injusto» condicionar la venta del inmueble heredado a la muerte del donante y que esta ley antifraude no contemple «un plazo razonable para vender la herencia».

Actualmente con una esperanza de vida en España que supera los 80 años Del Campo ve «positivo» que los padres puedan transmitir bienes a sus hijos en vida, cuando más lo puedan necesitar, «porque si lo dejas todo al fallecimiento, les llega cuando están próximos a la jubilación y menos falta les hace». La nueva ley tiene en vilo a los herederos en trámite por miedo a la retroactividad, ya que si se aprueba antes del 31 de diciembre deberán pagar igualmente el IRPF.

Etiquetas
Mercedes Benz
The new Mercedes-Benz C-Class