Actualidad

El Gobierno podría bajar un 13% la luz con un IVA reducido

El Ejecutivo afirma que los precios crecen por los derechos de emisión, pero Hacienda ingresará el doble por venderlos. ¿Por qué no se reduce la factura con esos beneficios?

El nuevo recibo de la luz, que obliga a los españoles a trasnochar para ahorrar, ha disparado las alarmas y la guasa generalizada. Con los precios por las nubes, el Gobierno asegura que Bruselas no le deja bajar el IVA de la luz y se lanza contra las eléctricas para tratar de limar costes. Pero ¿puede abaratar el Gobierno con sus propios medios el recibo de la luz? La respuesta es que sí, hasta un 12,8%, según cálculos de los analistas del mercado eléctrico consultados por LA RAZÓN. Y, además, de forma sencilla, con una rebaja del IVA como la que ha aprobado Portugal, eliminando el impuesto eléctrico (otra tasa al consumo) y sumando los «beneficios caídos del cielo» que el Gobierno ingresa en las subastas de CO2 por los altos precios. Veamos cómo hacerlo.

Las nucleares han advertido al Ejecutivo de que el recorte de casi 1.000 millones de euros en su retribución (y la de las hidroeléctricas) las aboca al cierre cuando el sistema eléctrico aún no puede vivir sin ellas. La ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, sostiene que lo único que ha hecho es acabar con los «beneficios caídos del cielo» que les proporcionaba que su coste de generación se cerrase con el de los ciclos combinados (cuya materia prima, el gas, es más cara y que pagan derechos de CO2 por contaminar).

Con los actuales precios de los derechos en torno a 50 euros por tonelada de CO2, el coste de producción de los ciclos se encarece en 20 euros el MWh. A esto se suma el encarecimiento del precio del gas, que supone otros 50 euros el MWh en el coste de generación. Con el resto de costes de operación, el precio del MWh generado con los ciclos se sitúa en el rango de los 80-86 euros. Al casar los 56 euros que cuesta el MWh nuclear con los ciclos, las centrales reciben un beneficio extra. Como no contaminan, no pagan CO2. Con el recorte, se trataría de abaratar un 4% el recibo, según Ribera. Pero por esa regla, al Estado también le llueven los «beneficios del cielo». En concreto al Fisco, cuya recaudación se multiplica con el elevado precio de la electricidad y que, además, ingresa mucho más cuanto más caros están los derechos de emisión de CO2. En concreto, el doble de lo previsto.

Hacienda recibirá 1.000 millones caídos del cielo

Los Presupuestos Generales del Estado de este año contemplan un aportación aprobada para el ejercicio por derechos de CO2 de 1.100 millones de euros. Sin embargo, los precios por tonelada se han duplicado, por lo que Hacienda recaudará más de 2.200 millones de euros en función de esos 50 millones de toneladas a subastar. Así pues, el Fisco recibirá más de 1.000 millones adicionales, una cantidad calcada a la que pretende recortar a las nucleares e hidroeléctricas.

Según indican fuentes del mercado a este diario, el Gobierno podría abaratar los costes eléctricos utilizando esos «beneficios caídos del cielo» que va a recibir. Con esos 1.000 millones la parte regulada del recibo de electricidad se reduciría un 7,5%, lo que se traduciría en una rebaja de los precios del 4% en la factura final que recibe el consumidor.

El Estado, como la banca, siempre gana, no solo cuando suben los precios del CO2, por efecto de la limitación de la oferta de millones de toneladas aprobada por la UE, sino con la subida generalizada de la electricidad. En este caso se trata de los ingresos por IVA, que en España es del 21%, uno de los más altos de la UE.

El IVA más caro: 21% más el 5% del impuesto eléctrico

En total, con todas las cargas impositivas, el Estado recauda cerca de 8.000 millones anuales, incluido el 7% (1.500 millones anuales) que se cobra a todas las instalaciones que generan electricidad sobre sus ingresos. Ese 21% es una cantidad demasiado jugosa como para prescindir de ella, sobre todo con los actuales precios, que van a disparar la recaudación. Por eso, el Gobierno sigue sosteniendo que Bruselas le impide bajar el IVA eléctrico.

Sin embargo, no solo el resto de grandes economías europeas tienen un IVA inferior, sino que hay casos, como el de Portugal, donde se acaba de reducir la fiscalidad al consumo eléctrico. Portugal comparte las mismas interconexiones y un sistema que es un espejo del español, lo que revela que la rebaja fiscal realizada allí por un Gobierno de izquierdas podría ser desarrollada a este lado del mercado ibérico. Se trata del pago de un IVA en función del consumo de los hogares, justo lo que prometieron Sánchez e Iglesias en su acuerdo de Gobierno. Los primeros 100 kWh del mes se gravan al 13%, y lo que se consuma por encima de eso, al 23%.

Pues bien, según los cálculos de los expertos consultados, si en España se aplicara un IVA escalonado como en Portugal (tomando de media la aplicación de un 16% de IVA para un consumo doméstico medio) la reducción de la factura por IVA sería del 4,8%La supresión del impuesto eléctrico, que rebajaría otro 4% el recibo, podría hacer realidad una factura casi un 13% más barata

Etiquetas
Mercedes Benz
The new Mercedes-Benz C-Class