Actualidad

El Gobierno duda de que la reforma de la sedición pueda estar antes de verano

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez (i) y el president de la Generalitat, Pere Aragonés (d), durante la entrega de la medalla del 250 aniversario de Foment del Treball al editor de ‘La Vanguardia’, Javier Godó, el 7 de junio de 2021, en Barcelona, Catalunya (España). Se trata de una medalla conmemorativa al editor del Grupo Godó debido a su aportación al “progreso y reconocimiento de Barcelona y Cataluña”. Este es el primer viaje de Pedro Sánchez a Barcelona desde la formación del nuevo gobierno catalán. 07 JUNIO 2021;:;PERE;GOVERN;FOMENT DEL TREBALL David Zorrakino / Europa Press 07/06/2021

En el Ejecutivo recuerdan que hay que atar las mayorías en el Congreso, y trasladan dudas a ese respecto

El Gobierno duda de que pueda presentar antes de verano en el Consejo de Ministros su propuesta de reforma del Código Penal para suavizar las penas del delito de sedición. Aunque se interpretaba que la aprobación de esta medida podía estar lista de forma inmediata, y servir de justificación en la tramitación de los indultos, fuentes gubernamentales manifiestan que es difícil que se presente de forma breve.

«Es un proceso más lento», explican, apuntando también a la necesidad de pactar el contenido con los grupos parlamentarios. Lo que ya parece claro es que el Gobierno segmentará las diferentes reformas del Código Penal que prepara. Como la ley del ‘sí es sí’, y no lo presentará en bloque. Porque cada cuestión

 «tiene sus mayorías».

Esta cuestión hasta ahora generaba dudas. El sector socialista se había manifestado más partidario de una reforma global, mientras que Unidas Podemos demandaba tratar las reformas de forma diferenciada. Un punto de vista que se habría impuesto por cuestiones prácticas.

Para esta reforma el Gobierno necesita 176 escaños. Algo que está a su alcance con sus socios habituales. Pero esta nunca ha sido la fórmula que más ha entusiasmado a ERC. Recientemente han trasladado, como también ha hecho Junts, que lo que procede a su entender es la derogación de ese delito. Mientras que Unidas Podemos viene reclamando que se acelere esta reforma. Su interpretación es que podría beneficiar también a Carles Puigdemont en el momento en que pueda ser juzgado.

No obstante, otras fuentes gubernamentales apuntan que la cuestión no está pendiente más que del momento político. Porque la reforma en sí «está prácticamente definida». Con lo que la incertidumbre en el Gobierno es alta respecto a una cuestión que ya depende exclusivamente del presidente del Gobierno.

El compromiso con esta reforma está encima de la mesa desde enero de 2020. Y el Ejecutivo llegó a incluirlo en el plan normativo del pasado curso, por lo que realmente la reforma va con retraso respecto a lo previsto. Otras fuentes del Gobierno, por contra, trasladaban hace unos días que la reforma «no podría demorarse mucho más». El calendario en esta cuestión está siendo tortuoso. Y Justicia se enfoca ahora de forma prioritaria a los informes de los indultos, que se esperan en el Consejo para el próximo mes.

Mercedes Benz
The new Mercedes-Benz C-Class