Actualidad

El fin del estado de alarma pronostica un boom del turismo nacional

Desde el anuncio de Sánchez las reservas hoteleras se han disparado un 15% y España ya es el segundo país que más contrataciones recibe

Con el 9 de mayo marcado en el calendario, España busca reactivar el turismo mientras sigue combatiendo la pandemia del coronavirus. Tras el cerrojazo de las comunidades desde hace más de medio año, el sector empieza a vislumbrar la luz al final del túnel. Mientras, los ciudadanos ya reservan alojamiento en una temporada que, pese a que se espera que esté lejos de los niveles de ocupación alcanzados en 2019, promete reactivar uno de los motores económicos del país. Los empresarios resaltan el ‘efecto Ayuso’, el modelo impulsado por la Comunidad de Madrid para hacer compatible salud y economía.

Junto al avance en la campaña de vacunación, las palabras de Pedro Sánchez anunciando el fin del estado de

 alarma dispararon las reservas. Los viajes van a ser mayoritariamente dentro de España, donde cogen fuerza los destinos rurales, como ya ocurrió en 2020, según avanzan fuentes del sector. «La semana del 19 de abril las peticiones de reserva aumentaron un 15% en comparación con la semana anterior, lo que nos hace pensar que en cuanto se levante el estado de alarma habrá todavía más interés», indica a este periódico Aroa Salazar, portavoz del portal Clubrural.com.

El ‘efecto Ayuso’

Desde la Confederación Española de Agencias de Viajes (CEAV) también confirman esta tendencia. Su presidente, Carlos Garrido, explica que han notado «un volumen importante en cuanto a llamadas» en las últimas semanas. Sin embargo, todavía no se ha materializado en número de reservas: «El ritmo aún es bastante flojo, pero confiamos en que se vaya reactivando poco a poco». Tiene fe en que el ‘efecto Ayuso’ pueda ayudar al sector, ya que el modelo de Madrid ha sido el de la apertura de fronteras para hacer convivir la economía y la salud.

Las medidas «a la madrileña» (como dice la dirigente popular) han funcionado, al menos en lo que se refiere al rédito político, por lo que se espera que muchas comunidades que antes eran reticentes a abrir sus territorios prefieran optar por un modelo más aperturista. Además, «el decaimiento del estado de alarma hará necesario justificar mucho cualquier tipo de restricción y que la medida propuesta guarde relación con la capacidad de prevenir», afirman desde la Confederación de Empresarios de Hostelería de España (CEHE) a ABC.

Y aunque hay señales para ser optimista, el sector ya vaticina que estos meses, lejos de ser los del ansiado verano de la recuperación, no serán muy diferentes a los de 2020. «Facilitar la movilidad interna podría ser un acelerador del turismo de proximidad y de interior, por lo que todo apunta a una campaña como la anterior», explica Garrido. Desde la patronal hotelera Cehat creen que este volverá a ser un año complicado. La Confederación Española de Alojamientos Turísticos pronostica una caída cercana al 50% respecto al verano de 2019, aunque la del mercado español rondará el 20%. «Necesitamos que poco a poco vuelva la conectividad aérea, que se acaben los cierres perimetrales y que se aumente el ritmo de vacunación, tanto en España como en los países emisores de turistas», destaca Ramón Estalella, secretario general de la organización.

En la última semana, España es el segundo país del mundo que más reservas hoteleras ha recibido (el 22,62% del total), solo superado por EE.UU., aumentando estas respecto al mismo periodo del año pasado un 2,81%, según datos de Travelgate X. Entre los destinos mayoritarios, a la cabeza está Andalucía, con el 28,74%, que recibe casi el doble de la que es la segunda opción para los próximos meses, las Islas Canarias (15,02%).

Caída internacional

Este año, además, las reservas apuntan a un turismo nacional (supone ya el 85%), que aumenta su presencia un 25% en detrimento de los ciudadanos de Reino Unido, cuyas reservas descienden más de un 16%: solo seis de cada cien viajeros tendrán esta nacionalidad. La crisis, eso sí, se deja notar en el número de noches que se pasarán fuera, entre dos y cinco para un 43%.

Los archipiélagos son el destino menos elegido por los españoles. En Baleares, aunque son mayoría (67,59%), tiene especial relevancia el turismo procedente de Reino Unido (12,11%) y Dinamarca (7,7%) mientras los portugueses e italianos rondan el 3%. En Canarias, el porcentaje de británicos es similar, pero por detrás solo aparecen franceses e italianos, que rondan el 2% de las reservas. Los nacionales suponen un 76,61% de las ocupaciones de las islas volcánicas. Esta presencia más notable de extranjeros hace a los Gobiernos de las regiones insulares ser más precavidos. Abogan por mantener medidas como el control en puertos y aeropuertos mediante pruebas que detecten el virus.

Si la prevalencia del turismo nacional frente al internacional se repite un año más, también lo hace el rural, uno de los preferidos de los españoles. Tras el ‘overbooking’ de 2020, cuando la demanda sobrepasó a la oferta de alojamientos, en esta campaña se prevé una ocupación similar. «Este año, teniendo en cuenta la situación actual, las posibles restricciones y el calendario de vacunación también se esperan muy buenas cifras», afirma Salazar desde la plataforma de alojamientos rurales.

Por el momento, la mayoría de peticiones de reserva siguen siendo para alojamientos de alquiler íntegro, con piscina y políticas de cancelación flexibles. Todo parece indicar que el turismo rural continuará siendo «una opción perfecta para seguir viajando y disfrutar de las vacaciones y una buena alternativa al turismo de masas», añade Salazar.

Muchos alojamientos ya han colgado el cartel de completo, y el sector espera que los que continúan cerrados puedan reabrir. Entre las comunidades con más reservas, al igual que en 2020 aparecen Cataluña (24,11%) y Andalucía (17,95%), aunque Madrid desbanca a Castilla y León como tercer puesto (10,25%).

Etiquetas

Añade un comentario

Pulsa aquí para comentar

Mercedes Benz
The new Mercedes-Benz C-Class