Actualidad

El constitucionalismo catalán cuestiona los indultos como una solución política al ‘procés’

Referentes y entidades creen que perjudicará a los defensores de la Constitución en Cataluña

El anuncio del Gobierno de España de otorgar los indultos a los condenados por el Tribunal Supremo en el caso del referéndum ilegal del 1-O (2017) ha creado una sensación de rechazo a esta decisión, en el ámbito del constitucionalismo catalán. Las asociaciones y la mayoría de las personalidades no consideran que apaciguará las ansias rupturistas del nacionalismo catalán.

Esta posición, pese a todo, no es unánime. El historiador y ex vicepresidente de Societat Civil Catalana (SCC) Joquim Coll o la Lliga Democràtica (partido que solicitó el indulto) ven acertada la medida de gracia. Otros, como el ex presidente de SCC Josep Ramon Bosch, que hace unas semanas era partidario del indulto, ahora lo ven con escepticismo.

«Deniegue los indultos»

Las entidades y

la mayoría de las personas de referencia del constitucionalismo, consultadas por ABC, sin embargo, no ven con buenos ojos la decisión del Gobierno, adelantada por varios ministros. El mismo día de hacerse público el informe del Tribunal Supremo, en contra de la medida de gracia, SCC emitió un comunicado pidiendo al Ejecutivo que «deniegue los indultos a los políticos separatistas condenados, defienda la legalidad y la Constitución también en Cataluña y mantenga la reprobación penal por unos hechos que llenaron de angustia a millones de ciudadanos y provocaron un grave perjuicio a nuestra vida política, económica, social y personal».

La entidad, presidida por Fernando Sánchez Costa, recordó que «la Justicia en democracia nunca es revancha ni venganza», que el juicio fue «justo, público y abierto, atendiendo escrupulosamente a todas las garantías» y que los condenados no se han arrepentido por «los hechos sentenciados, ni han pedido perdón por los graves delitos cometidos, como tampoco han mostrado claramente su dolor por el daño que provocaron a toda la ciudadanía española en general y a los catalanes en particular».

En esta línea se posicionó Impulso Ciudadano, que preside José Domingo. Para esta asociación, si el Gobierno concede los indultos se estará dando «un beneficio injustificado a quienes quebraron la legalidad, intentaron subvertir el orden constitucional y pusieron al servicio de un propósito ilegal instituciones y medios públicos con el fin de imponer sus propios criterios al conjunto de la ciudadanía».

La entidad cargó contra Pedro Sánchez: «Nos parece preocupante que el presidente del Gobierno dé a entender que el indulto es una herramienta para la recuperación de la convivencia. Es preciso recordar que la sociedad catalana está dividida y que lo que urge es garantizar a todos los ciudadanos, también a los catalanes que no comparten los planteamientos nacionalistas, que la ley será respetada y que se garantizarán sus derechos. Sin ese respeto y esa garantía no hay convivencia, sino sometimiento».

La Asociación por la Tolerancia también puso el foco en el presidente del Ejecutivo. «Trata de ocultar con bellas palabras como convivencia o generosidad lo que, en realidad, es tacticismo para mantenerse en el poder, complicidad con quienes no se arrepienten de querer destruir la Nación española y traición a los españoles y, especialmente, a los catalanes que nos opusimos al golpe y nos posicionamos por la Constitución», señaló la entidad que preside Carlos Basté.

«Nos marcharemos»

Con distintos matices, la mayoría de los que en los últimos años han dado la cara pública por el constitucionalismo en Cataluña, igualmente, también ven que de la operación de los indultos los grandes beneficiados serán los nacionalistas. Este diario ha consultado a algunos de los que, cada uno desde su punto de vista, así lo ven.

Isabel Fernández Alonso, profesora titular de Comunicación en la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB) y miembro de Universitaris per la Convivència, apunta que «el indulto, tal como está planteado, debilitará al Estado y en Cataluña seguirá la lluvia fina». Con esta perspectiva, añade, «muchos, tarde o temprano, nos marcharemos» de la comunidad.

El que fuera diputado de Cs en el Parlamento catalán, activista desde los años 90 y defensor del bilingüismo oficial, Antonio Robles, considera que «las políticas de apaciguamiento iniciadas con el ‘caso Banca Catalana’ renunciando a la aplicación de la ley sólo lograron legitimar la corrupción de Jordi Pujol en lugar de juzgarlo». En su opinión, esto permitió al que fuera presidente de la Generalitat entre 1980 y 2003, «poner en marcha el ‘Programa 2.000’ para nacionalizar Cataluña y traernos hasta aquí».

Ramón de Veciana, miembro de Abogados Catalanes por la Constitución, incide en la comisión de un «error histórico», ya que los indultos transmiten «que al nacionalismo y al independentismo se le perdonan todas sus acciones por perjudiciales que sean para la soberanía nacional, la convivencia y la economía».

En esta línea se expresa Rafael Arenas, catedrático de Derecho Internacional privado en la UAB: «Reforzará a los nacionalistas, debilitará a los constitucionalistas, hará más precaria aún la situación del Estado de Derecho y animará a que se repitan los hechos de 2017».

Con matices pero sin ver, tampoco, que la decisión de conceder la medida de gracia a los condenados por el 1-O pueda resolver nada en Cataluña, Teresa Freixes, catedrática de Derecho Constitucional, señala que los indultos «no son un instrumento válido para solucionar problemas políticos» y recuerda que no se pueden aplicar de manera colectiva. Freixes defiende, además, que «ya sería hora de que, para intentar un cambio en Cataluña, se tuviera en cuenta a los catalanes no secesionistas, que sólo somos utilizados como moneda de cambio sin que se valore que lo único que queremos es tener los mismos derechos y obligaciones que el resto de españoles».

«Cambiará a peor»

Teresa Giménez Barbat, exdiputada de UPyD en el Parlamento Europeo, cree que «la situación cambiará pero a peor» y augura que los condenados «no sólo no nos han pedido perdón sino que nos siguen amenazando con volverlo a hacer». En esta misma línea se pronuncia Ángel Escolano, presidente de Convivencia Cívica Catalana: «Van a tener consecuencias en la situación de Cataluña y España, aunque no en el sentido que dice Sánchez. Va a ser una victoria del secesionismo que les va a servir para subir la moral».

Por su parte, Rosa Cullell, periodista y exdirectora de la Corporación Catalana de Medios Audiovisuales (CCMA), incide en que no hay gestos políticos por parte del independentismo que lleve a pensar que a los indultos le seguirá «la tan comentada concordia». Y añade: «No se han arrepentido. ERC y Junts llevan años de división y enfrentamiento. Pelean por el mismo electorado. Y ‘ho tornaran a fer’. Lo volverán a hacer».

Etiquetas

Añade un comentario

Pulsa aquí para comentar

Mercedes Benz
The new Mercedes-Benz C-Class