Actualidad

El Capitolio investiga si el virus se propagó en una olimpiada militar

Los últimos juegos fueron en Wuhan en octubre de 2019, con 9.000 soldados

El Capitolio de Estados Unidos ha abierto una nueva línea de investigación sobre los orígenes de la pandemia de coronavirus en China. Un todavía reducido grupo de diputados han pedido a la Casa Blanca y al Pentágono que abran una investigación formal sobre Juegos Mundiales Militares de 2019, unas olimpiadas para soldados celebradas por última vez en Wuhan, epicentro del virus en China.

Varios atletas que participaron en esos juegos enfermaron y tuvieron síntomas similares a los del coronavirus varias semanas antes de que el régimen comunista admitiera los primeros casos. En esos Juegos Mundiales Militares participaron 9.000 uniformados llegados de 100 países, y varios de ellos regresaron después a sus países de origen y dijeron que Wuhan parecía en muchos barrios «una ciudad fantasma», completamente desierta.

La ciclista Maatje Benassi, reservista del Cuerpo de Infantería norteamericano, corrió en las 50 millas, pero antes de llegar a la meta sufrió un vahído, con síntomas patentes de fatiga, ahogamiento, sudoración. Su caso, grabado por las cámaras y viralizado en redes sociales, llevó a destacados propagandistas chinos a denunciar que en realidad habían sido los soldados americanos los que habían traído el coronavirus a China, algo desmentido por Washington y por el grueso de la comunidad científica.

La línea temporal

Ahora, según ha revelado el columnista Josh Rogin, del diario ‘The Washington Post’, varios diputados estadounidenses han pedido al Ejecutivo y la cúpula militar que analice si entonces ya había coronavirus en Wuhan. Según una carta del diputado republicano Mike Gallagher, «varios testimonios plantean preguntas importantes sobre la línea de tiempo del brote inicial de coronavirus en Wuhan». Gallagher ha escrito al secretario de Defensa Lloyd Austin y al general Mark Milley, jefe del Estado Mayor Conjunto, para que revelen más información sobre las enfermedades sufridas por los participantes en los Juegos Mundiales Militares de 2019 en Wuhan.

Si bien la dictadura china insiste en que el virus se originó en otro lugar, el presidente estadounidense, Joe Biden, ha ordenado una investigación para determinar si en realidad se filtró de un laboratorio bioquímico en Wuhan, y luego fue ocultado por el régimen comunista, que dejó que se propagara por el mundo al no tomar medidas de urgencia de forma inmediata.

Recientemente, varios medios en EE.UU. han informado de qu e tres empleados del Instituto de Virología de Wuhan buscaron atención hospitalaria en noviembre de 2019 por síntomas similares al coronavirus, lo que podría alterar la cronología oficial de la pandemia y haría que su desarrollo fuera paralelo a esas olimpiadas castrenses. La fuente de esa información son las agencias de inteligencia de EE.UU., que la filtraron a la cadena televisiva NBC,

España también participó en esos juegos, con 111 soldados. Por su parte, EE.UU. envió 172. Estos uniformados pueden ser la clave para determinar si estuvieron expuestos al virus antes que el resto del mundo, y si fueron una vía de entrada de la pandemia a sus respectivos países, sin saberlo entonces por el silencio del régimen chino. Estas competiciones se celebran cada cuatro años.

Etiquetas

Añade un comentario

Pulsa aquí para comentar

Mercedes Benz
The new Mercedes-Benz C-Class