Actualidad

El ADN sentencia al rey del cachopo

El jurado popular considera culpable, por unanimidad, a César Román de matar y descuartizar a su expareja porque le dejó. Se enfrenta a 15 años de prisión

 

 

Cabeceó negando la mayor. Su abogada le apretaba el brazo para reconfortarle. La mirada baja. Abatido, pero ni una lágrima. Sin palabras. Así se mostró César Román Viruete, español de 47 años, durante los 45 minutos que el portavoz del jurado popular utilizó para leer el veredicto y motivación que le consideran culpable de la muerte y descuartizamiento de su expareja, la hondureña Heidi Paz Bulnes, de 25 años, en agosto de 2018. Todo lo contrario a la locuacidad e incluso altanería con la que se desenvolvió durante toda la vista oral, iniciada el 10 de mayo y que acabó el pasado jueves, a la espera del veredicto emitido ayer a las siete y media de la tarde.

 

De entre todos los indicios y pruebas esgrimidos en su deliberación, destacó probablemente el ADN hallado en el torso de la muchacha (la cabeza y el resto del cuerpo siguen desaparecidos), que fue encontrado en una nave alquilada por la empresa del conocido como rey del cachopo. Pero también el de la maleta donde lo había metido y que, tras echar sosa cáustica a la joven, intentó quemar mediante «una hoguera de provocada intencionalidad», dijo el jurado. En su veredicto, pide expresamente que no se le recorte la pena y que se le niegue una hipotética solicitud de indulto. Aunque lo que sí está claro es que el acusado, a la espera de que reciba la sentencia en unos días o semanas, recurrirá el fallo.

Los nueve componentes del jurado popular consideran que el rey del cachopo mantuvo una relación sentimental con Heidi, que le pidió matrimonio y que, como él mismo reconoció el día de su declaración en sala, se quedó embarazada y que sufrió un aborto espontáneo. Que vivieron juntos en varios pisos, el último en la calle de López de Grass (Puente de Vallecas), donde se cree que ocurrió el homicidio. Todo esto y otras pruebas resultan fundamentales para sostener las agravantes de parentesco y género que solicita el Ministerio Fiscal. Eso sí, ha resultado imposible conocer cómo la mató, puesto que falta la mayor parte del cuerpo. Pero, de los restos hallados, la comparación del ADN de Heidi con los de su madre arroja un resultado positivo del 99,9%. Enfatiza el jurado también que para desmembrar de esa manera a una persona es imprescindible el conocimiento del manejo de los cuchillos como el que tiene el reo, que era hostelero.

Más evidencias: cuando fue arrestado en Zaragoza (donde se escondió con un nombre falso, hasta que la jefa del bar donde encontró trabajo le identificó al verlo en televisión, pese a su nueva barba y por su altura de apenas 1,42 metros), escondía el móvil de Heidi en su piso. Al ser arrestado, él mismo dijo a los agentes: «Hace días que os estaba esperando».

El taxista y la exsuegra

En cuanto a la maleta, además de hallarse ADN de Heidi y Román en la cremallera y las asas (él afirmó que no era suya y que debía de estar en la nave desde antes de alquilarla su empresa), los testimonios del taxista que le llevó hasta allí tras el crimen y el de la madre de la víctima han sido capitales. También destacaron el testimonio de la responsable del ‘call center’ de la emisora de taxis y que ninguno de los socios del rey del cachopo había visto la maleta en cuestión nunca antes en ese lugar ni en ningún otro.

Se considera probado, además, que en «fecha no concretada, entre el 5 y el 13 de agosto», días de la muerte y del hallazgo del cuerpo, César roció con sosa cáustica y le cortó con un cuchillo los pechos para arrancarle las prótesis mamarias y que sus números de serie no sirvieran para identificarla. Él siempre ha mantenido que detrás del crimen está una mafia de prostitución, narcotráfico y policías corruptos, y que el cadáver no es de Heidi, porque sigue viva.

Injurias y calumnias

Sobre el carácter violento del acusado, el jurado destaca la actitud con otras parejas anteriores, como Nati, a la que le lanzó una bombona, y cómo atacó a uno de sus perros y le rompió la mandíbula. También su enfrentamiento con los porteros de una discoteca que no le dejaron entrar. «Se trata de un hombre muy celoso, violento y controlador, que llegó a decir a una novia: ‘Si no eres para mí, no eres para nadie’.

Tras conocerse el veredicto, la Fiscalía mantiene su petición de 15 años de cárcel por homicidio y profanación de cadáver, a la que se ha adherido la acusación particular. Aunque esta ha solicitado al tribunal que se abra causa contra el rey del cachopo por injurias y calumnias por todas las barbaridades que dijo sobre Heidi en el juicio, desde que era prostituta a que se encargaba de hacer ‘vuelcos’ (robos) de cocaína a otros narcotraficantes.

Etiquetas

Añade un comentario

Pulsa aquí para comentar

Mercedes Benz
The new Mercedes-Benz C-Class