Actualidad

El 92% de la violencia política en Cataluña es obra de secesionistas

Spread the love

Un informe sobre la ideología de agresores y víctimas desmonta la tesis del nacionalismo

En Cataluña se produjo durante el año pasado una media diaria de 1,04 incidentes violentos relacionados con la política. Durante 2020 se contabilizaron 380 incidentes de violencia política y odio ideológico. De esta cifra, 110 (el 28,95 por ciento) se registraron en las redes sociales de internet y el resto, 270 (el 71,05 por ciento), se dieron por toda la comunidad.

Estas son las cifras que reporta el ‘Informe sobre violencia política en Cataluña, 2020’ que elaboran cada año Impulso Ciudadano y Movimiento contra la Intolerancia y que ayer dieron a conocer. Según recoge el estudio, «las medidas de confinamiento originadas por la pandemia y la desmovilización independentista han hecho disminuir de forma muy significativa el número de incidentes». Un año antes se contabilizaron 1.166 incidentes violentos (un 68,41 por ciento más que en 2020).

La violencia política provino durante 2020 «casi en exclusiva del ámbito adscrito ideológicamente al secesionismo y al anticonstitucionalismo». De 380 casos, en 349 el incidente violento fue perpetrado por independentistas (el 91,84 por ciento del total, cuando en 2019 fue del 95,45 por ciento). Once casos (el 2,9 por ciento) se atribuyen «al ámbito ideológico contrario a la secesión». Y 20 incidentes no se conoce «la adscripción del agresor».

Si se tiene en cuenta el punto de vista de la víctima, los que sufrieron más agresiones fueron los contrarios a la independencia. En 281 ocasiones (el 73,95 por ciento) las víctimas fueron identificadas como contrarias a la secesión. En 26 casos (el 6,84 por ciento) las víctimas eran secesionistas. Y en otros 73 casos las víctimas no se pudieron identificar ideológicamente.

«Se ha constatado la consolidación de un modelo de violencia política, los estallidos recurrentes en torno a acontecimientos puntuales que cumplen la función de detonantes al servicio de la estrategia del independentismo para desestabilizar el marco social e institucional», se apunta en el informe, que señala que «este patrón de violencia sostenida con picos de casos social es la forma que ha tomado el ‘procés’ tras fracasar el golpe institucional de 2017».

Vox, ERC y el Rey

Los partidos que sufrieron más violencia fueron, sobre todo, los de la órbita constitucionalista: 52 de un total de 62 ataques (el 83,87 por ciento, muy similar al porcentaje de 2019: 83,70 por ciento). Por orden, Vox sufrió 23 ataques (el 37,10 por ciento); el PSC, 13 (el 20,97 por ciento); Cs, 9 (el 14,52 por ciento), los comunes, 4 (el 6,45 por ciento) y el PP, 3 (el 4,84 por ciento).

Por su parte, en el ámbito independentista, los ataques se centraron contra ERC. Los 10 ataques contra las formaciones de esta órbita se dirigieron contra la formación de Pere Aragonès: el 16,13 por ciento del total. «Ni la CUP, ni el PDECat, ni Junts han sufrido ninguna agresión», indica el informe. Y se añade: «Es remarcable que de los diez ataques a ERC, siete han provenido del propio ámbito secesionista. De las tres agresiones restantes, dos han sido identificadas como antisecesionistas y otra como indeterminada».

Otra obsesión del radicalismo es el Rey. De los 146 casos registrados contra instituciones, autoridades, funcionarios y colectivos profesionales, el objetivo principal fue Felipe VI, al que intentaron hacer escraches y campañas denigratorias, se quemaron fotos con su imagen y se desplegaron símbolos amenazantes en sus visitas a Cataluña, como guillotinas y maniquíes ahorcados. En total, 57 incidentes (el 39,04 por ciento) de los 146 casos.

Etiquetas

Añade un comentario

Pulsa aquí para comentar

Mercedes Benz
The new Mercedes-Benz C-Class