Actualidad

Dinamarca volverá a la normalidad a finales de mayo: será el primer país europeo en conseguirlo

La primera ministra danesa
La primera ministra danesa
Spread the love

Rosalía SánchezABC

Gracias al ritmo fluido de la campaña de vacunación, con 5,8 millones de habitantes, la cifra de nuevos casos es ahora cuatro veces menor que en diciembre

Será el primer país europeo en recuperar la normalidad. Dinamarca, en confinamiento desde hace más de tres meses, comenzará a retirar restricciones en cuanto pase la Semana Santa, según un plan progresivo que culminará apenas los mayores de 50 años estén vacunados. Y eso sucederá a finales de mayo. La primera ministra, Mette Frederiksen, ha presentado esta semana el plan de reapertura progresivo, que comenzará por colegios de secundaria, tiendas, restaurantes y bares, para seguir con bibliotecas, museos y cines a lo largo de casi dos meses. Con 5,8 millones de habitantes, la cifra de nuevos casos es ahora cuatro veces menor que en diciembre y la campaña de vacunación avanza a un ritmo bastante más fluido que

en otros países europeos. A partir del 6 de abril, el pasaporte de vacunación, que certifica haberse puesto la vacuna o haberse hecho un test de resultado negativo en las últimas 72 horas, permitirá acudir libremente a locales de gastronomía y turismo, además de espectáculos y eventos culturales.

Si los daneses se pueden permitir este lujo, al menos en comparación con el resto de países europeos, es porque 636.664 de ellos ya están vacunados con la primera dosis, el 11% del conjunto de la población, y 316.068 han recibido ya la segunda dosis, el 5,5%. Tras el parón forzado por los problemas con las vacunas de AstraZeneca, a lo largo del mes de abril, se multiplicarán las vacuanciones. El promedio de dosis que Dinamarca recibe de la Comisión Europea por día no es muy superior al resto de los países miembros, 2.647 dosis, pero al tratarse de una población más pequeña, podrá vacunarse más rápido.

Este mismo efecto de la repartición está beneficiando a regiones especialmente pequeñas en Alemania, como el Sarre, con menos de un millón de habitantes y que será la primera del país en poner fin a las restricciones, a partir del 6 de abril. A partir de ese día, según anunciaron ayer las autoridades locales, podrán reabrir cines, teatros, salas de conciertos, terrazas y restaurantes, gimnasios y establecimientos de estética. Quedarán todavía reducidas las dimensiones de los grupos que puedan reunirse, precisó ayer el presidente regional, Tobias Hans, que justificó que la combinación de vacunas y la amplia disposición de test permiten ya esta nueva normalidad. «Hemos decidido suavizar las restricciones para la vida privada y la vida pública, debido a que avanza la edad a la que ya está a disposición la vacuna y también sirviéndonos de la presentación de test negativos, test rápidos realizados en el mismo día», declaró.

Protestas contra las restricciones

Tanto en Alemania como en Dinamarca se multiplican las protestas contra las restricciones. «Vamos a proceder con prudencia, pero podemos abrir y debemos hacerlo, al contrario que otros países donde la tercera ola está ahora atacando con fuerza», ha explicado la primera ministra danesa Friederiksen, que solo deja todavía cerrados los grandes eventos deportivos y culturales, entre los que se encontrarían los partidos de la Eurocopa de fútbol que Dinamarca debería acoger a finales de junio.

El acuerdo de reapertura ha sido fruto del consenso y firmado por nueve de los diez partidos con representación parlamentaria. Incluye una prolongación de las ayudas a las empresas y los autónomos hasta final de junio y una cláusula de revisión en caso de que falle alguno de los supuestos sobre los que se sostiene. «Estamos de acuerdo en que será un punto clave el hecho de que todos los mayores de 50 años estén ya vacunados, pero todo depende de que podamos mantener bajos los niveles de contagios y que la población use correctamente el pasaporte», ha dicho Frederiksen. Dinamarca ha mantenido estables las cifras de contagios desde finales de enero y los ingresos hospitalarios se han ido reduciendo hasta volver a niveles de noviembre, a pesar de la mutación británica.

La tasa de test positivos se mantiene por debajo del 0,50, con una incidencia de nuevos casos por cien mil habitantes y en 14 días de 161,07, según los datos del Centro europeo para la Prevención y Control de Enfermedades (ECDC). En este contexto, el gobierno danés ha prolongado tres semanas la interrupción de la aplicación de la vacuna de AtraZeneca, alegando que necesita más tiempo para descartar posibles efectos adversos. «Esperaremos a descartar completamente la formación de coágulos, poco comunes pero graves, antes de volver a aplicar la vacuna», anunció ayer Soren Brostom, director de la Agencia Danesa de Salud.

Mercedes Benz
The new Mercedes-Benz C-Class