Actualidad

China utiliza Hungría como puerta para expandir su influencia en Europa

El país magiar construye una macroestación para trenes de Oriente y quiere comprar la vacuna china

«He preguntado a los expertos si la vacuna china causa más daño que el coronavirus y me dicen que no hay problemas de seguridad», ha comentado Viktor Orban en la radio húngara. Con sus palabras, además de criticar la lentitud de la campaña de vacunación europea, el primer ministro presionaba públicamente a la autoridad reguladora húngara: «Realmente espero que la autoridad dé una respuesta clara en unos pocos días. Tenemos varios millones que recibir mañana por la mañana».

Tras cerrar la compra de dos millones de dosis de la vacuna rusa Sputkik V, que después pudo hacerse efectiva por problemas de producción, el Gobierno húngaro ha allanado mediante decreto la compra de la china Sinopharm. El ministro de Gobernación, Gergely

 Gulyás, ha llegado a un acuerdo con el fabricante chino que se inscribe en una relación diplomática y comercial privilegiada con el gigante oriental. La vacuna no es lo único que China quiere hacer llegar a Europa a través de Hungría, país clave en la nueva ruta comercial que está a punto de modificar los mercados europeos.

A finales de 2021, un área de 125 hectáreas, a un kilómetro de la frontera húngara con Ucrania, estará funcionando ya la terminal ferroviaria más grande y moderna de Europa, según anuncian desde Budapest. En 2022, llegarán los primeros trenes desde China después de cruzar Rusia y Ucrania. «Esta terminal será mucho más grande que las de Polonia o Bielorrusia, pueden circular hasta cuatro trenes a la vez y será la puerta de entrada de entrada occidental a la nueva ruta de la seda», ha declarado a la prensa europea Janos Thalosi, consejero delegado de East-Puerta Oeste.

El multimillonario ruso-húngaro Ruslan Rahimklov aprovecha la postura pro-Pekín para realizar una inversión de gran relevancia comercial y geoestratégica. China continúa así la expansión de una línea ferroviaria que conecta desde 2017 la región noreste de Xinjiang con Poltava, en Ucrania, una ruta que reduce el tiempo de transporte de más de dos meses por mar a sólo 15 días. Trenes con hasta 50 vagones contenedores recorren 9.000 kilómetros a través de cuatro países en solo dos semanas.

La Iniciativa de la Franja y la Ruta y el mecanismo de cooperación «16 + 1» han impulsado las relaciones China-Hungría hacia un nuevo nivel. De acuerdo con el embajador chino en Hungría, Duan Jielong, esas relaciones «han entrado en el mejor periodo de la historia».

La «Apertura al Este»

La firma del memorándum de entendimiento respecto a la Iniciativa de la Franja y la Ruta en junio de 2015 dio inicio a la política de «Apertura al Este» de Hungría. En mayo de 2017, Orban visitó Pekín y en noviembre de ese mismo año el primer ministro chino, Li Keqiang, hizo una visita oficial a Hungría en la que se comprometió a impulsar la cooperación bilateral pragmática.

La construcción del ferrocarril Hungría-Serbia es su manifestación visible. La obra se adjudicó al consorcio CRE Consortium, propiedad al 50% de Opus Global Hungría, del empresario Lorinc Meszaros, cercano a Orban, y por China Tiejiuju Engineering & Construction y el Grupo de Ingeniería de Electrificación Ferroviaria de China, propiedad del conglomerado estatal Ferrocarriles Chinos.

El acuerdo entre el Gobierno de Hungría y el banco chino Eximbank establece que el proyecto, que ronda los 2.150 millones de euros, será financiado en un 85% con un préstamo con condiciones favorables para el país magiar de 1.850 millones a diez años y un tipo de interés fijo del 2,5%.

China es el socio comercial más importante de Hungría fuera de Europa, con un comercio de más 10.000 millones de dólares. Hungría también es el primer país europeo en emitir bonos soberanos en RMB (la divisa china) y la inversión acumulada de China en Hungría, que representa alrededor de la mitad de la inversión total de China en Europea central y oriental, llegó a 4.300 millones de dólares en 2018, cerca del 2% del PIB húngaro.

China ha establecido además cinco Institutos Confucio en Hungría, patrocina la Escuela Bilingüe Húngaro-China y un programa conjunto de maestría entre la Universidad Corvinus y Fudan, en el Bölcs vár de Budapest. Se espera que en 2024 esté funcionando también el campus en Nagyvásrtelep, la sucursal de la central de la Fudan en Shanghai, con 30.000 estudiantes y 5.000 profesores, y que ocupa en el ranking internacional el puesto 40.

Mercedes Benz
The new Mercedes-Benz C-Class