Actualidad

Castilla-La Mancha: PP y Vox gobernarían ante el castigo al PSOE

Ciudadanos desaparecería del Parlamento y Podemos volvería a quedarse fuera en plena polémica por los indultos

Los barones socialistas fueron los que dieron el primer aviso a Moncloa esta misma semana. Desde los territorios socialistas ya avisaban de que la posible concesión de indultos a los líderes del procés no sería comprendida por parte del electorado de Pedro Sánchez. Dirigentes como el presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page o el presidente de Extremadura, Guillermo Fernández-Vara han sido dos de las voces críticas más contundentes estos días en advertir de que son “injustos” y que, de producirse, implicaría una “condena” al PSOE.

Un análisis que se barruntaba desde los territorios y que ya tiene sus primeras confirmaciones. Y es que, según la encuesta de NC Report para LA RAZÓN, la primera de esta empresa demoscópica para testar al electorado en los territorios que se produce tras la pretensión del Gobierno de conceder la medida de gracia a los líderes del procés y tras el fracaso de los socialistas en Madrid, refleja el rechazo del electorado socialista a la política independentista llevada a cabo por el Gobierno.

Mañana, que se celebra el día de Castilla-La Mancha, de haber unas elecciones autonómicas en la región el PSOE cedería hasta cuatro escaños en dos años . Si bien en las elecciones autonómicas, el PSOE de Emiliano-García Page había recuperado la mayoría absoluta -que se sitúa en 17 escaños- y se había erigido como primera fuerza política con 19 escaños, hoy se quedaría a dos asientos parlamentarios de esa mayoría.

En clave nacional

La encuesta también puede leerse en clave nacional al reflejar a la perfección el alza del bloque de centro derecha que cosechó el pasado 4-M con la victoria de Isabel Díaz Ayuso en la Comunidad de Madrid para el PP. Unos datos que según han avanzado las primeras encuestas a nivel nacional ya han reconfigurado el escenario político de celebrarse unas elecciones generales. En el caso manchego, esta subida también se testa. Hoy el PP lograría 15 escaños, cinco más que hace dos años y empataría al PSOE en escaños. Su subida, unida a la irrupción de Vox en el territorio darían la vuelta al tablero político regional. PP y Vox lograrían la mayoría absoluta hoy en Castilla- La Mancha. Los de Santiago Abascal obtendrían tres escaños que condicionarían la posibilidad de que los populares se instalaran al Palacio de Fuensalida de Toledo. Mientras, Ciudadanos continuaría en caída libre. Siguiendo los pasos de los naranjas en la Comunidad de Madrid, que vienen precedidos de la moción de censura en Murcia y la perdida de dos gobiernos autonómicos, el partido de Inés Arrimadas se quedaría fuera del parlamento regional. De tener cuatro escaños a cederlos todos. Buena parte de su voto lo cede al PP; el 47,2 por ciento o, lo que es lo mismo, 58.000 votos. Los naranjas solo se quedarían con 36.256 votos en Castilla-La Mancha. A Vox cedería 12.000 votos y 11.000 se irían al PSOE.

Es el PP quien mejor retiene a su electorado. Los votantes populares siguen fieles a su color político, pues el 87,0% repetiría hoy su papeleta. El PP que dirige Francisco Núñez consigue, además, voto de cada partido. Siendo a Ciudadanos donde se nutre de más voto, a los socialistas roba hasta 34.000 votos y 9.000 a Vox. Aunque son los de Abascal los que más voto roban al PP, hasta 24.000 afines populares. Por otro lado, a los naranjas les quitaría 12.000 electores.

Es el PSOE el partido que cuenta con más electorados abstencionistas. El 13,8% de su electorado hoy no iría a las urnas, o lo que es lo mismo, 66.000 votantes. Deben mirar los socialistas a su derecha más que a su izquierda en esta ocasión. A la coalición de Podemos e Izquierda Unida tan solo se irían 2.00 votantes, mientras que a PP, Cs y Vox hasta 53.000 afines. Por otro lado, los morados volverían a no entrar en el parlamento regional, al igual que en las elecciones autonómicas de 2019, cuando vieron desaparecer sus dos únicos escaños, en consonancia con la perdida de musculo electoral que la formación morada sufrió hace dos años. Ahora, de hecho, pierden 21.373 votos en la región. Un análisis que ya hacen en el cuartel general morado que se enfrenta a la reconstrucción del partido tras la salida de Pablo Iglesias de la política.
Etiquetas
Mercedes Benz
The new Mercedes-Benz C-Class