Actualidad

Carlos Alsina tumba por KO a Pablo Iglesias

Hay muchas formas de decir las cosas, pero en los tiempos que corren pocas veces se consigue decirlas sin despeinarse. Carlos Alsina anoche en El Hormiguero dio un digno repaso a Pablo Iglesias, al Gobierno y a lo que Pablo Motos le pusiera por delante

Que Carlos Alsina es uno de los mejores comunicadores que hay, es más que obvio. Que Carlos Alsina es uno de los mejores periodistas, también. Su capacidad para decir las cosas sin exabruptos, sin golpes bajos y de la forma más clara posible es una realidad innegable. Anoche en El HormigueroCarlos Alsina no iba a hacer gala de algo distinto. Dio con la mano abierta a lo que y a quien consideró que había que darle. Y es verdad que el vicepresidente del Gobierno, Pablo Iglesias, se fue calentito a casa, pero los bofetones que Carlos Alsina le dio no fueron bofetones a lo loco, porque sí, fueron bofetones de los que duelen de verdad, como los que te daba tu padre cuando eras pequeño y cuando menos lo esperabas, o tal vez, los de Alsina sí que los esperaban.

Empezó la noche calentita, con un “trabajas más que la niñera de Pablo Iglesias” de Pablo Motos a Carlos Alsina, que casi tumba antes al periodista que el periodista a otros. La cara de Alsina lo dijo todo. Y continuó como se esperaba que continuara. “Te dieron el Premio al Mejor Periodista del Año 2020 de la Asociación de la Prensa de Madrid y en tu discurso dijiste que uno de los problemas del periodismo ahora mismo era la autocensura”, comenzó Pablo Motos la entrevista. “Sí, ha estado siempre, pero ahora se han sumado las campañas de hostigamiento a los periodistas en las redes sociales. Y eso hace que nos autocensuremos. Y por eso evito temas que puedan provocar esto. Pero que si tú quieres hacer bromas con la niñera de Pablo Iglesias, pues adelante”, respondía Carlos Alsina augurando que la noche se iba a poner bastante cuesta arriba para el vicepresidente del Gobierno.

Y es que como dijo durante el programa Carlos Alsina no es lo mismo ser Pablo Iglesias, líder de Podemos, que ser el vicepresidente del Gobierno, porque que el vicepresidente del Gobierno diga determinadas cosas “le añade un punto de gravedad. ¿Y qué cosas? Pues el repaso que Pablo Motos, que tenía ganas, y Carlos Alsina le hicieron anoche en El Hormiguero a Pablo Motos fue descomunal. Y, como bien apuntó Carlos Alsina, hoy le dirán de todo, los que le aplaudirán y los que le criticarán, los que le tacharán de “facha” y los que sentenciarán que sólo se da al Gobierno y, en especial, Pablo Iglesias. Sin embargo, en la entrevista de anoche, el repaso que Carlos Alsina le dio a Iglesias fue todo de las últimas declaraciones del vicepresidente y, por supuesto, de los desencuentros día sí y día también que esto está provocando entre los que se suponen son socios de Gobierno.

“Que no se nos olvide que hubo un primer intento para formar la coalición de Gobierno. Cuando ese primer intento fracasó Sánchez explicó, me lo dijo a mí en una entrevista, que tenían una cultura política tan diferente que era imposible llegar a un acuerdo. El matrimonio que tienen es un matrimonio de conveniencia. Y en realidad el objetivo de cada uno es quedarse con los votantes del otro. De ahí ese torpedeo diario”, señaló Carlos Alsina.

ALSINA: “IGLESIAS QUIERE DECIDIR SI YO PUEDO VENIR A EL HORMIGUERO”

Si invitas a Carlos Alsina a tu programa para entrevistarle está claro que no se va a hablar de si fue primero el huevo o la gallina. Y también es cierto que Carlos Alsina intentó en un principio marcar unas líneas rojas que no tenía pensado cruzar por esa autocensura que él mismo reconoció aplicar por el miedo a que cualquier comentario suyo pueda provocar ese “hostigamiento” del que hablaba al principio de la entrevista. Pero es difícil, muy difícil contenerse cuando te lo ponen a huevo, y Pablo Motos se lo puso a huevo porque como dijo en un momento de la entrevista el propio Alsina al que lleva poco tiempo en esto le puede afectar, pero a los que llevan tantos años y reciben palos cada día como que no.

Así que una vez se lanzó a la piscina, se lanzó con el equipo completo, pero siempre con esa elegancia que le caracteriza, con ese tono calmado y pausado en el que a la vez que explica o informa de algo está contando realidades que por mucho que algunos se nieguen a ver están ocurriendo.

 

Las declaraciones de este martes de Pablo Iglesias en la tribuna del Congreso volviendo a insistir en que hay que aplicar un control a los medios de comunicación han provocado una reacción en cadena de la mayoría de periodistas. Carlos Alsina, junto a muchos otros periodistas, ha sido uno de ellos y anoche en El Hormiguero no iba a dejar pasar la ocasión, ni tampoco Pablo Motos, de dejar claro cuál cree que son las intenciones del vicepresidente del Gobierno al insistir en que hay que controlar a los medios y a los periodistas. “El señalamiento siempre han existido. Siempre han señalado a los periodistas incómodos, pero se hacía en el ámbito privado. Pero hay una parte del Gobierno que se exhibe en esos comportamientos, que quieren que sepamos que se pueden mencionar a periodistas con su nombre en el Palacio de La Moncloa”. Se puede decir más alto, pero no más claro. Sí, el hostigamiento y el señalamiento a periodistas siempre ha existido, la diferencia ahora es esa, es que ahora se exhibe, se mueve, se hace visible, se expone para que la fuerza del intento de callar sea mucho más fuerte.

Lo que hace que estas palabras de Carlos Alsina adquieran más razón de ser no es que las diga Carlos Alsina es que Carlos Alsina las argumenta y es cuando a más de uno se le tienen que caer los palos del sombrajo: “Pablo Iglesias lo que quiere es decidir si yo puedo estar en este programa o si podemos hablar de esto que estamos hablando ahora. Es su máxima aspiración. Ese intento control siempre ha existido, pero ahora con exhibición. Es algo intolerable. El vicepresidente no puede decir que él no tiene poder y que las empresas de comunicación tienen más que él. Lo que ocurre es que se le olvida que las televisiones privadas necesitan una licencia del Gobierno, las cadenas de radio requieren de una concesión administrativa… Así que más poder que él imposible. Yo no tengo más poder que él. Él ha llegado a la vicepresidencia del Gobierno con el mismo poder mediático que ahora le irrita… la misma Atresmedia, la misma Mediaset, el mismo diario El Mundo”. …Y los golpes siguen cayendo.

Si anoche el plató de El Hormiguero hubiera sido un combate de boxeo, ya habría alguno que hubiera caído por K.O, y no iba a ser Carlos Alsina. No se puede negar que la entrevista de anoche de Pablo Motos a Carlos Alsina giró siempre entorno del mismo círculo, pero es innegable también que es ese círculo el que protagoniza titulares en todos los medios, de distinta línea editorial, de distinta ideología, todos los días. Escuchar a Carlos Alsina explicar el caso Dina con la asepsia con lo que lo explicó demuestra en qué nivel están unos y en qué nivel están otros. Dio una clase magistral de cómo contar algo donde se puede dar con la mano abierta al vicepresidente del Gobierno sin que metas en el barro ni medio dedo del pie. Lo hizo con el caso Dina, pero también con la ‘guerra’ entre los socios de Gobierno que en las últimas semanas se ha ido acrecentando en buena parte porque la cosa (y la cosa tiene nombres y apellidos) se está empezando a descontrolar.

 

“Como te quedaste cuando iglesias dijo que en España no hay una democracia plena. ¿No crees que Pablo Iglesias dice lo que le da la gana porque piensa que no le va a pasar nada?”, cambió de tercio Pablo Motos, aunque el toro siguió siendo el mismo. “Siempre ha sido así. Lo que pasa que ahora es vicepresidente del Gobierno. Realmente de dónde viene esto es de una declaración que hace Pablo Iglesias sobre Junqueras y Puigdemont porque él entiende que Junqueras es un preso político y Puigdemont un exiliado. Pero que lo diga un vicepresidente del Gobierno le añade un punto de gravedad (…) Lo sorprendente es que el propio presidente del Gobierno que pidió a Irene Lozano que desactivara en su momento la propaganda de los presos políticos, ahora no lo hace”, apuntó Carlos Alsina. Con argumentos, siempre con argumentos. Insisto se pueden dar bofetones con la mano abierta y bofetones de realidad, los de Alsina anoche fueron más de los segundos que de los primeros.

LA CLASE MAGISTRAL DE CARLOS ALSINA EN EL HORMIGUERO

Y la cosa no iba a decaer. Cuando hay que repartir golpes o los repartes todos o para qué empiezas. “¿Tienes contacto personal con los políticos a los que entrevistas?”, continuó Pablo Motos. Por si acaso alguien se pensaba que Carlos Alsina rema con unos y a otros les lanza al mar con una piedra atada a los pies, el periodista lo dejó muy claro, tan claro que no ha vuelto a hablar con Pedro Sánchez, por ejemplo, desde la última entrevista que le izo, y fue en octubre de 2019. “A mí me gusta mantener la distancia. Evitó tener relación persona porque al final te influye en tu forma de hablar de ellos. Te ablanda o te endurece. Me va a mejor la distancia. No quedo a tomar café ni nada. Yo sí tengo el teléfono de Pedro Sánchez, pero no le llamó. Él pidió el mío para quedar a tomar un café, pero el último mensaje que tengo de Pedro Sánchez fue en la última entrevista en la que nos dijo que jamás haría lo que ha hecho después”.

Y sabiendo que la entrevista iba a traer cola, de la cola que hablaban al principio, de la de te voy a poner a caer de un burro, fue el propio Carlos Alsina el que sin ningún aspaviento señaló al propio entrevistador, aunque hubo en más de una ocasión que no se sabía si era Motos o Carlos Alsina, que había más partidos que los del Gobierno y que no estaría mal hablar también de ellos porque “luego dirán que sólo le damos al Gobierno”: Es lo que tienen periodistas como Alsina, que no es una cuestión de rojos, morados, azules, verdes o naranjas, es una cuestión de contar lo que está pasando, de sinceridad con el oyente, con el lector o con el espectador, y eso incluye a todos, estén o no estén en el Gobierno. Si son noticia, si hacen algo que sea noticia, estarán.

 

“El PP pierde en Cataluña y la culpa es del edificio. ¿Haga lo que haga Casado está mal?”, cambió el registro Pablo Motos, pero el Carlos Alsina siguió siendo el mismo. Donde hay que dar se da. “Creo que él está pagando la herencia que ha recibido. La herencia recibida es la corrupción, es la herencia de Bárcenas, de la caja B, pero lo que trae las consecuencias que estamos viendo es la manera en que reaccionó el PP al conocer esto, el cierre de filas. El empeño de Rajoy era entorpecer el esclarecimiento de todo ello y eso es lo que se está pagando ahora Casado. Y Casado hereda también la Cataluña de 2017, causa de mucho de los males del PP. Rajoy se pasó meses diciendo que no iba a haber urnas, que no iban a declarar la independencia y luego hubo urnas, se declaró la independencia. ¿Qué hace Casado entonces? Es complicado, pero no haber sido entonces presidente del PP”. Éste también sonó a buen guantazo.

Demasiada intensidad para una sola noche y para una entrevista de poco más de 20 minutos. Carlos Alsina fue consciente y quiso quitar hierro al asunto, quiso que hoy hubiera otros titulares que no fueran las hostias con la mano abierta a Iglesias, Gobierno y demás. Así que al final de la entrevista, Carlos Alsina pasó de ser entrevistado a entrevistador y acabó desvelando uno de los mayores secretos de Pablo Motos: el presentador fue investigado por el CNI. La historia tiene guasa, pero Alsina consiguió poner nervioso a Pablo Motos, que tuvo que claudicar y acabar contando que tras la visita de Soraya Saenz de Santamaría a El HormigueroPablo Motos fue a visitar el CNI, “la parte que se puede ver”. Cuando la visita terminó Saenz de Santamaría y un general le mostraron una foto de Pablo Motos con un hombre y le dijeron que el CNI le había investigado por su conexión con Al Qaeda. Era una foto que Pablo Motos se había hecho en la playa con un fan que se la pidió. Lo que Pablo Motos no sabía es que ese hombre era un importante terrorista de Al Qaeda. “Resulta que yo me hice esa foto en la playa porque él me pidió hacerse una foto sin más le dije que sí y resulta que era un tío peligrosísimo, que por suerte ahora está en la cárcel”, explicó Motos.

“Y eso se lo creyó el CNI…”. Alsina al más puro estilo Carlos Alsina.

Etiquetas
Mercedes Benz
The new Mercedes-Benz C-Class