Actualidad

Cachondeo en la prensa con la ‘salud mental’ de Sánchez: «Ha perdido el contacto con la realidad»

Sánchez

PDLUIS BALCARCE 

Si un marciano hubiera escuchado el ‘Aló, presidente’ de Pedro Sánchez de este 29 de diciembre de 2020 de casi dos horas de duración hubiera concluido que España está tocada por la suerte.

El ególatra de la Moncloa no ahorra elogios cuando se trata de su Gobierno. Con la economía colapsada, con miles de empresarios arruinados y un balance de más de 70.000 muertos por coronavirus, ‘Calígula’ Sánchez ha montado otra show mediático para pavonearse de los supuestos logros de su Gobierno. Un día de estos nombra cónsul a su perra ‘Turca’.

«En el peor año de la historia de España en varias décadas, Sánchez le pone a su gestión un sobresaliente. «Muy sobresaliente», afirmó durante una comparecencia de balance que adquirió cotas sonrojantes de autobombo y ausencia total de autocrítica», afirma ‘El Mundo’.

La obsesión de este equipo de Gobierno por la propaganda llega a un punto en que pone en duda la salud mental del presidente: «Se diría que el llamado síndrome de la Moncloa les ha hecho perder el contacto con la realidad cuando aún no se ha cumplido un año de la investidura de Sánchez, merced a todos los grupos antisistema de la Cámara».

Lo más obsceno como reseña ABC es que «en una democracia, un Ejecutivo rinde cuentas en el Parlamento, no en La Moncloa convertida en un plató de televisión, y los únicos expertos independientes son los Tribunales, esos a los que el Gobierno quiere hurtar su autonomía y libertad».

Gracias a su absoluto control de los medios, bien entregados a la mentira, Sánchez cree que los españoles están resignados a la servidumbre voluntaria.

«La relación de Sánchez con la mentira, no por natural, resulta menos corrosiva para la calidad democrática y el crédito institucional», dice el editorial de ‘El Mundo’.

El balance, «hecho por expertos», —esos que no se saben quiénes son ni cómo se llaman— fue resumido por parte de Sánchez en una homilía interminable. El informe incluso tiene nombre: “Cumpliendo”.

Santi Gonzaléz recuerda lo que habría dicho Valle Inclán, «ojo con ése, «que tiene la sangre cargada de gerundios». Por otra parte, como dicen que dijo (aproximadamente) Cela en el Senado, no es lo mismo estar cumplido que estar cumpliendo».

Sánchez presumió de inyectar dinero público a chorros en la economía cuando la realidad la marcaba Carlos Segovia con un dato escalofriante: «España se endeudará en otros 300.000 millones en los próximos meses, de los cuales 190.000 millones serán para poder amortizar deuda que vence ya y que solo se puede pagar con nuevo endeudamiento».

El sátrapa abrió la puerta a los indultos como precio a mantenerse en el poder, algo que «no solo contradice el contundente informe en contra firmado por los fiscales del Supremo sino que somete la defensa de la Constitución al interés particular de un pacto de poder», dice ‘El Mundo’.

Marisa Cruz le recuerda a Sánchez las mentiras que se dejó olvidadas en su ‘performance’ sobre pactar con los herederos de la ETA:

«De aquel «Le estoy diciendo que con Bildu no vamos a pactar. Si quiere puedo repetirlo cinco veces» ya no queda nada. De hecho, Bildu se ha elevado ya a categoría de socio, llamado incluso a formar parte, como asegura el vicepresidente segundo, Pablo Iglesias, a formar parte de la «dirección de Estado».

«Son los primeros síntomas de una «democracia de autor» diseñada sobre el autoritarismo, la mentira y la abrasión institucional», concluye ‘ABC’.

Añade un comentario

Pulsa aquí para comentar

Mercedes Benz
The new Mercedes-Benz C-Class