Actualidad

Buxadé, eurodiputado de Vox: «No queremos salir de la UE, queremos reformar Europa desde dentro»

El partido de Abascal acaba de firmar un manifiesto contra la «deriva» de la UE junto a Le Pen, Orban o Salvini, entre otros. El tambié portavoz político de la formación defiende la identidad de las naciones frente al «globalismo de las élites» pero niega cualquier punto en común con los nacionalismos catalán y vasco

Jorge Buxadé (Barcelona, 1975) es la voz de Vox en el Parlamento europeo en un momento especialmente convulso. La formación acaba de firmar un manifiesto contra la «deriva» de la UE y sus instituciones junto a partidos de corte euroescéptico, los más escorados a la derecha y etiquetados por muchos como el nuevo fascismo en Europa. El eurodiputado niega que la solución sea romper con Bruselas, pero habla de la identidad de los pueblos, su forma de hacer y sus tradiciones como único camino ante el objetivo de las élites de crear un superestado.

Acaban de firmar la Declaración Conjunta sobre el Futuro de Europa. ¿En qué consiste este manifiesto y cuál es su objetivo?

Confrontar con los partidos

 y grupos federalistas de la UE que buscan reducir las competencias de los estados y dar más poder a las instituciones en Bruselas. Confrontar y demostrar que existen fuerzas políticas en todos los estados miembros que se oponen a esa deriva globalista. La UE está dejando de lado asuntos muy importantes como la protección de la familia, la soberanía nacional, la libertad de los individuos, la protección de las fronteras, el fomento de la cultura y las tradiciones de las naciones…

Le Pen, Orban, Salvini, Meloni, Morawiecki… Buena parte de los firmantes están catalogados como el nuevo fascismo de Europa.

La izquierda y en general todos los del consenso progre están muy acostumbrados a poner etiquetas, pero no sirven para nada. El insulto no sirve para nada, lo que no quieren es discutir de los temas que de verdad preocupan a los ciudadanos. La inmigración ilegal, la inseguridad, el multiculturalismo en los barrios, la falta de libertad de las personas y las familias, el empleo o la falta de una política industrial que se oponga al poder económico de la China comunista.

La UE ya ha mostrado su preocupación por el quebranto del Estado de derecho en países gobernados por los firmantes, como Hungría.

No es cierto. El Estado de derecho es el cumplimiento de la ley. Cuando el Gobierno de Hungría actúa de acuerdo con la ley húngara, no incumple el Estado de derecho. Si aprueba una ley para la protección de los menores frente al adoctrinamiento sexual de cualquier colectivo, reservando a los padres esa competencia de educar y formar en la sexualidad a sus hijos, lo hace al amparo de sus competencias. Quien lo hace es la Comisión y las instituciones de la UE cuando quieren regular o se oponen a los estados en materias que son competencias estatales. La misma comisión que da miles de millones a Marruecos, a Turquía, a Argelia, a Túnez, a Egipto… Todos los países islámicos donde existe el delito de homosexualidad, que no existe en Hungría, Polonia u otros países de la UE. Son simplemente las decisiones de esas élites que nosotros no hemos nombrado y no podemos sustituir.

Lo cierto es que hace días ya se castigó a Hungría con la retirada de fondos. ¿Y si son expulsados?

Estariamos ante la mayor crisis de la UE, habrían dinamitado el proyecto europeo. No pueden permitr que Orban vuelva a ganar y lo que quieren es estrangular al Gobierno para provocar un cambio; algo que no nos sorprende porque también ha ocurrido en EE.UU. con Trump. Pero no va a suceder, precisamente por esta declaración.

¿Contempla Vox, llegado al caso, abandonar la UE?

En ningún momento lo hemos planteado ni forma parte del programa político de Vox. En las próximas elecciones al Parlamento las fuerzas patrióticas que defienden la soberanía van a tener un mejor resultado y seguramente sean la fuerza más votada. También esperamos que las diversas elecciones nacionales hagan que el Consejo cambie. No es necesario ni queremos salir de la UE, lo que queremos es recuperarla, reformar Europa desde dentro.

Control de fronteras. «No hay un solo ejemplo de barrio, municipio o ciudad donde se aplica el multiculturalismo que sea de éxito»

Ustedes y sus socios hablan de preservar la identidad de los pueblos ante cualquier cosa. ¿No cree que este discurso tiene puntos comunes con el nacionalismo catalán o vasco?

No, por supuesto que no. La UE no es un Estado, es una simple organización internacional en la que los protagonistas, los fundadores y quienes se han adherido, son sus miembros, con toda su soberanía. El separatismo pretende romper una nación, que es España, enfrentar a los catalanes y a los españoles, romper la Constitución. Nosotros estamos diciendo que lo que hay que hacer es aplicar el tratado y por tanto defendemos las competencias soberanas de los estados miembros. No hay comparación porque aquí la cuestión es el Estado soberano.

Sin embargo Salvini, uno de los firmantes, hace no mucho declaraba su simpatía por los movimientos nacionalistas en Cataluña y País Vasco.

Esta declaración trata sobre un contenido. Eso nos une y tenemos claro que hay una alianza, pero eso no quiere decir que vayamos a formar parte de ningún grupo. Es genérica y de carácter político, no partidista; abierta para que sea firmada por cuantos más, mejor. Esperamos que vaya sumando incluso en lo que se llama izquierda, porque no hablamos de izquierda y derecha, hablamos del eje de defender nuestra cultura, nuestra tradición, la forma de ser cada país o someternos a una única forma de ser. Ahora son 18 partidos quienes se han adherido y por qué no lo va a firmar por ejemplo el partido socialdemocráta danés, que aplica ya una política muy severa en cuanto al control de la inmigración ilegal, o partidos que están dentro del Partido Popular Europeo. Para esto nació la UE, no para crear un superestado donde Italia, España o Hungría desaparezcan con sus culturas.

¿Exactamente qué peligra?

Un ejemplo es la pesca artesanal, característica de España e Italia. La UE quiere crear una normativa de pesca que prácticamente expulse a la pesca artesanal y no lo podemos admitir. Y sin embargo azuzan el efecto llamada de la inmigración ilegal, defendiendo que las fronteras estén abiertas y esa idea tramposa de las sociedades abiertas. No hay un solo ejemplo de barrio, municipio o ciudad donde esté aplicado el multiculturalismo y que sea de éxito. Lo vemos en Molenbeek, en Bruselas, o en el Raval, en Barcelona.

¿Esperan alguna respuesta de la UE tras su denuncia por corrupción sobre las fianzas de la Genralitat?

Por desgracia, los antecedentes nos llevan a pensar que la Comisión no va a ser nada exigente. No les importa la unidad de los estados, porque lo que quieren es disolver a los estados miembros y crear un superestado.

¿Cómo valora los cambios de Sánchez en el Gobierno? ¿Cree que afectarán al rumbo de España?

Los cambios sólo demuestran que Sánchez es un psicópata capaz de purgar a sus secuaces más fieles, lo que nos da una idea de lo que puede hacer con el pueblo español, que le importa muy poco. En cualquier caso, los cambios de nombres no modifican el proyecto autoritario de Sánchez ni los socios que siguen dirigiendo la acción de su gobierno: Bildu, ERC, Puigdemont…

Arrimadas abrió el sábado la puerta a apoyar una moción de censura impulsada por Vox. ¿Hay alguna variación respecto al plan inicial?

Nuestro planteamiento es claro: la moción de censura de Vox hace un año sirvió para retratar a Sánchez con sus socios separatistas y proetarras. Ahora la situación lo justifica mucho más y es de sentido común que la presente el partido mayoritario de la oposición.

Reforma del Gobierno. «Los cambios de nombres no modifican el proyecto autoritario de Sánchez ni sus socios: Bildu, ERC o Puigdemont»

Si tan urgente es, ¿por qué no dan ya el paso y la presentan ahora?

Porque la política tiene sus reglas y hay que respetar esa posición del PP. Nosotros no tenemos prisa, que se tomen el tiempo que necesiten.

¿Es necesario reducir el consumo de carne como plantea el ministro Garzón? ¿Hay alguna solución intermedia entre la ganaderia extensiva y la producción en macrogranjas?

El ministro Garzón pertenece a esa falsa élite obsesionada con imponer al español de a pie un modo de vida que ellos nunca cumplirán: no comas carne, no tengas hijos, vende tu coche diesel, vive de alquiler… Por supuesto que estamos a favor del consumo de carne y ayudar a esas explotaciones ganaderas que luchan por sobrevivir en vez de demonizar al hombre de campo. Personalmente, no me preocupa que los españoles coman mucha carne, me preocupan los españoles que no pueden comer carne.

Lo que está fuera de lugar es publicar una viñeta demonizando a un hombre que estuvo 532 días encerrado en un zulo por ETA. Eso no es humor ni libertad, es repugnante. Cuando se ha publicado la fotografía del hombre que lleva años financiando esa revista es porque las élites que insultan a los españoles tienen que entender que los actos tienen consecuencias y que la responsabilidad tiene nombres y apellidos. Quien quiera ver una incitación a la violencia es porque contempla la violencia como una opción. Nosotros no.

¿Habrá rectificación?

Por parte de El Jueves debería haberla, por supuesto.

En Madrid han apoyado sin condiciones a Isabel Díaz Ayuso. ¿Habrá ahora alguna exigencia o línea roja para mantener esa mayoría?

No hay líneas rojas ni posición prestablecida. Nuestro objetivo era evitar que el PSOE entrase en el Gobierno, eso está conseguido y partir de ahí Ayuso conoce perfectamente nuestra posición. En la medida que presente iniciativas acordes a nuestro programa, las apoyaremos.

Una de sus exigencias era respecto a Telemadrid, que ya se ha rubricado. Otra es adelgazar la Administración. No sé si le parece que la oficina del Español que dirigirá Toni Cantó encaja en esa definición…

En el discurso de investidura Isabel Díaz Ayuso habló de reducir las consejerias y la estructura de la Administración y nosotros aplaudimos esa decisión y esperamos que se ejecute y con mayor intensidad. En cuanto a Cantó, es una decisión que habrá que ver cómo funciona esa entidad y veremos su eficacia. Ojalá esa oficina existiese en Galicia y el Partido Popular de Feijoo tuviese una oficina del español, porque es el Partido Popular en Galicia el que ataca el derecho a la utilización del español en el ámbito privado y público. Nosotros decimos lo mismo en Madrid, Bruselas o Santiago de Compostela.

¿Pero encaja o no en esa idea?

Habrá que verlo y ver cómo se configura y después tendremos una opinión. Hasta ahora solo tenemos un titular periodístico.

Etiquetas
Mercedes Benz
The new Mercedes-Benz C-Class