Actualidad

Biden llega a Ginebra para librar su primer pulso con Putin

El presidente de EE.UU. busca cambiar el rumbo de Trump en una cumbre con pocas expectativas. El encuentro empezará a las 12 de la mañana

Joe Biden tiene hoy la pelota en su campo en la cumbre que mantendrá con Vladimir Putin en Ginebra. El presidente de EE.UU. ha buscado cambiar el rumbo de la relación con Rusia desde su llegada a la Casa Blanca y fue él quien propuso la cumbre, no su homólogo ruso. Por tanto, será a él a quien le exijan resultados, avances o un cambio en la dinámica entre ambas potencias.

La cumbre de hoy, sin embargo, será una cita de altos vuelos y bajas expectativas. La entrevista con Putin llega en un momento de alta tensión con Moscú, quizá el momento más bajo en las relaciones entre ambos países en muchos años: ciberataques, interferencias en las elecciones estadounidenses, agresiones

en Ucrania, violaciones a derechos fundamentales como en el caso de Alexei Navalni… También por la escalada retórica utilizada por Biden, que este año calificó a Putin de «asesino» y esta semana, en su gira europea, lo mantuvo. Al mismo tiempo, la posibilidad de conseguir acuerdos y progresos sustanciales con Putin en estos asuntos es mínima. Nadie espera que la entrevista en territorio suizo sea un punto de inflexión, sobre todo tras los posiciones mostradas en los últimos días tanto por Biden como por el presidente ruso.

La Casa Blanca venderá en cualquier caso el encuentro como un éxito, se agarrará a los ámbitos donde puede haber cooperación -arsenal nuclear, cambio climático, intercambio de prisioneros- y se ha preocupado de establecer un formato de bajo riesgo: no habrá rueda de prensa conjunta de ambos líderes, lo que hubiera disparado las posibilidades de un encontronazo dialéctico o una situación incómoda para Biden. Además, según han revelado varios medios estadounidenses, el presidente de EE.UU. ha dedicado varias sesiones de trabajo a preparar la cumbre con un grupo de expertos -incluidos altos cargos del Gobierno de Donald Trump- y con consultas a otros líderes internacionales sobre sus interacciones con Putin.

Esquivar trampas

Y eso que Biden no hará lo mismo que Trump, que optó por reunirse a solas durante parte de su cumbre con Putin en 2017, algo que alarmó a su equipo de seguridad nacional. Biden estará acompañado de su secretario de Estado, Antony Blinken, en el primer tramo de la cumbre de hoy y, más tarde, por un equipo de cinco personas. Habrá foto conjunta y ruedas de prensa separadas, en una cita que se espera que dure unas cuatro o cinco horas.

Biden también quiere reforzar la idea de que el cambio de rumbo respecto a Trump no solo es formal. Mientras que su antecesor mantuvo una postura abierta a la cooperación con Rusia y tolerante con algunos abusos de Moscú -como las interferencias en las elecciones, porque iba en su interés-, Biden ha buscado una posición más cercana al enfrentamiento: ha sido el primer presidente en décadas en no ponerse como objetivo el tratar de recomponer las relaciones con Rusia sino, al contrario, exigirle rendir cuentas.

Entre los asuntos más tensos que saldrán en la cumbre está la situación en el Este de Europa, en especial, en Ucrania. El presidente ucraniano, Volodimir Zelesnki, ha presionado a Biden -sin conseguirlo- para que hablara con él antes que con Putin y aireado la posibilidad de que Ucrania se convierta pronto en miembro de la OTAN. Es una situación de alto voltaje político, porque obligaría a la Alianza a responder ante las agresiones rusas. Biden despachó esta semana el asunto diciendo que Ucrania «primero tiene que cumplir con los criterios» y mencionó la lucha contra la corrupción. Pero, al mismo tiempo, reforzó su apoyo a la región con encuentros bilaterales con los presidentes de las tres repúblicas bálticas -Estonia, Lituania y Letonia- y con el de Polonia.

Moscú y Washington han cruzado acusaciones e intercambiado sanciones en los últimos meses. Sus embajadores están en casa desde abril. Los asuntos que les separan son abundantes. La cumbre solo permitirá a Biden mantener su posición antagónica.

Etiquetas

Añade un comentario

Pulsa aquí para comentar

Mercedes Benz
The new Mercedes-Benz C-Class