Actualidad

Biden evita romper con Arabia Saudí pese al informe contra Salman

principe-bin-salman-kf6--620x349@abc
Spread the love

Manuel TrilloABC

En una conversación telefónica con el rey Salman, el presidente de EE.UU. aboga por una relación bilateral «fuerte y transparente», pero esquiva hablar de la implicación del príncipe heredero en el asesinato del periodista Khashoggi

Joe Biden se enfrenta con Arabia Saudí a una de sus patatas más calientes. Durante la campaña electoral prometió que haría que los saudíes «pagaran el precio» de sus tropelías y que haría de ellos «de hecho los parias que son». Además, advirtió de que hay «muy pocos puntos positivos en el actual gobierno» del país y pondría fin a la venta de armas con la que van a «matar niños» en Yemen. Ahora, ya instalado en la Casa Blanca, llega la hora de pasar de los discursos a la realidad de la política exterior.

El presidente de Estados Unidos llamó por teléfono este jueves al rey Salman, al que expresó su pretensión de trabajar por una relación

bilateral «lo más fuerte y transparente posible», según el comunicado posterior de la Casa Blanca.

No mencionó, en cambio, el asesinato y descuartizamiento del periodista Jamal Khashoggi en el consulado saudí en Estambul, en 2018, ni la implicación del príncipe heredero, Mohamed bin Salman, en esos hechos.

Se esperaba que la conversación entre los dos jefes de Estado coincidiera con la difusión de un informe desclasificado de la inteligencia estadounidense sobre la muerte de Khashoggi, si bien a la conclusión de la llamada no se había hecho público. El documento, según apuntaban medios estadounidenses, señalaría que el propio Bin Salman, aprobó y probablemente ordenó liquidar a Khashoggi.

Ya en 2019 se conoció que un informe de la CIA concluía que el príncipe Bin Salman era el responsable último de la muerte del periodista, que escribía una columna en el diario ‘The Washington Post’. Así mismo, una investigación de la ONU estableció que el asesinato de Khashoggi fue resultado de «un plan elaborado» y «premeditado» bajo supervisión de altos cargos de la corona saudí, y apuntaba la responsabilidad de Bin Salman.

Informe «explosivo»

La web ‘Axios’ avanzó este miércoles que ese mismo día tendría lugar la llamada y se daría a conocer un informe que tildaba de «explosivo», pero la jornada concluyó sin que se produjera la entrevista telefónica entre los dos mandatarios ni tampoco se hiciera público el informe de inteligencia.

La llamada al rey Salman se presentaba extremadamente delicada para Biden, ya que, pese a la dureza del lenguaje empleado por él antes de las elecciones, Arabia Saudí es un aliado clave de EE.UU. en una región tan compleja como Oriente Próximo.

A principio de este mes, en uno de sus primeros gestos en política exterior, Biden anunció el fin del apoyo estadounidense a la ofensiva saudí en Yemen, lo que iría acompañado de la congelación de la venta de armas a Riad. La nueva Admnistración anunció que paralizaría una venta de misiles guiados de precisión, valorada en 478 millones de dólares (algo más de 392 millones de euros al cambio actual), que había aprobado el Departamento de Estado el pasado diciembre. «Esta guerra tiene que acabar», aseguró el presidente Biden sobre un conflicto que se ha saldado hasta ahora con más de 100.000 muertos y millones de desplazados. Arabia Saudí se haya inmersa desde 2015 en la guerra de Yemen, donde se enfrenta a los rebeldes hutíes que respalda Irán.

Joe Biden, este jueves en un acto sobre vacunas de Covid en Washington
Joe Biden, este jueves en un acto sobre vacunas de Covid en Washington – Reuters

Según apuntó unos días después a los periodistas el portavoz del Departamento de Estado, Ned Price, Washington pretende hacer «dos cosas al mismo tiempo»: «Asegurar que no aumentamos el sufrimiento de los civiles yemeníes», siendo Yemen el lugar con «la mayor catástrofe humanitaria del mundo», mientras «mantenemos el apoyo a Arabia Saudí frente a los ataques de los hutíes».

En todo caso, Jen Psaki recalcó ayer que la intención del presidente, y del gobierno, es «recalibrar» la relación de EE.UU. con Arabia Saudí y, según apuntó, «hay un abanico de acciones que están sobre la mesa».

Cercanía de Trump con Riad

Donald Trump había mostrado durante su mandato especial sintonía con Riad y su gobierno mantuvo un trato estrecho con el príncipe Bin Salman. Incluso después de que empezaran a descubrirse indicios de que este estaba al corriente de la operación para matar a Khashoggi, el anterior presidente insistió en mantener los lazos. Biden, en cambio, con su llamada al monarca trata de subrayar que su único interlocutor es el rey, orillando el protagonismo del heredero.

El cambio de tono de Biden respecto a la corona saudí se enmarca en la deconstrucción de los cuatro años de su antecesor en la Casa Blanca, en aspectos que van desde la política migratoria al cambio climático. El mandatario estadounidense pretende también retomar el pacto nuclear con Irán alcanzado durante la presidencia de Barack Obama y del que Trump retiró a EE.UU. en 2019, por considerar que no servía para que Teherán llegara a producir sus propias bombas nucleares.

Añade un comentario

Pulsa aquí para comentar

Mercedes Benz
The new Mercedes-Benz C-Class