Actualidad

Así son los peajes en Europa: del 99% de vías gratuitas en Francia a los 1.000 millones que recauda Portugal

En Reino Unido solo hay 23, mientras que en Italia solo se paga en las autopistas

La intención del Gobierno de imponer peajes en las autopistas y autovías en España fue recibida con numerosas críticas por parte de la opinión pública. Por estas críticas el Ejecutivo tuvo que recular y puntualizar que la tarificación de la red viaria todavía está en estudio y tendría «un coste cercano» al céntimo por kilómetro. En el resto de países más importantes de Europa los peajes son variados, pasando de la casi inexistencia de ellos en Francia hasta los más de 1.000 millones que recauda Portugal con ellos.

Portugal: El Estado recauda más de mil millones

Los peajes se han convertido en una importante vía de recaudación para el Gobierno de Antonio Costa: 1.114 millones de euros en 2018.

Los peajes automáticos que recorren las autopistas de Portugal

pueden calificarse como muy simples cuando el usuario tiene instalados los dispositivos apropiados en el teléfono móvil, sobre todo porque al otro lado de la frontera son válidas las aplicaciones de estas características de BBVA, Caixabank, Santander, Bankia, Ibercaja y Abanca, por citar solo algunas.

Los inconvenientes se manifiestan cuando se viaja por el territorio luso sin tener ese telepeaje. Entonces no queda otra opción que registrar en internet la matrícula para figurar en el listado de la denominada ‘tarjeta de prepago virtual’. A partir de ahí, se puede elegir entre dispositivo permanente o temporal, siempre con vinculación a una cuenta bancaria.

Eso sí, también hay autovías de peaje convencional, como las muy transitadas Lisboa-Cascais, Lisboa-Oporto, Lisboa-Elvas (muy cerca de la frontera con Badajoz) y Lisboa-Albufeira (en el Algarve). Las tarifas varían en función de la zona de Portugal por la que se transite.

Reino Unido: Únicamente en tramos especiales

En todo el Reino Unido solo hay 23 peajes que están ubicados en tramos especiales, como túneles y puentes. De hecho, los puentes que pasan por encima de ríos o del mar acaparan 18 de esos 23 peajes, ya que el Gobierno considera que se necesita dinero extra para su mantenimiento. Los precios, que van de las 0,80 a las 5,6 libras, varían dependiendo del tipo de vehículo y del momento del día en que se crucen, siendo el precio más elevado en hora punta.

El resto del dinero proviene de los impuestos: las carreteras principales de Inglaterra, lo que los británicos llaman la red de carreteras estratégicas, están financiadas por el Gobierno y gestionadas por la Agencia de Carreteras. El Gobierno obtiene el dinero de los impuestos a los vehículos y al combustible, ambos elevados. También existe un gravamen específico muy alto para vehículos pesados debido al desgaste que causan en las vías.

Las autoridades locales, por su parte, pueden introducir peajes en las carreteras de su demarcación, pero solo si existe un plan de transporte específico con el objetivo de reducir la congestión o prevenir el aumento del tráfico, pero el mantenimiento general de las carreteras locales se financia a través de impuestos y subvenciones.

Alemania: Vehículos de más de 7,5 toneladas

La red alemana de carreteras de alta capacidad, Autobahn, referencia para el resto de Europa desde los años treinta y con cerca de 14.000 kilómetros operativos, se ha financiado tradicionalmente a través de los presupuestos generales del Estado y es de circulación libre, exceptuando solamente algunos peajes puntuales en puentes y túneles y vehículos de más de 7,5 toneladas de peso. Desde 2005, Alemania tiene un sistema obligatorio de peaje para camiones pesados. Toll Collect, un grupo de empresas liderado por Deutsche Telekom, Daimler Financia Services y la francesa Cofiroute es responsable del sistema de cobro, con sensores instalados en las rutas de todo el país.

En 2015, el Parlamento aprobó una ley que introducía peajes solo para los vehículos extranjeros. La Comisión Europea y diversos países vecinos llevaron la cuestión al Tribunal de Justicia Europeo, que finalmente dio la razón a Alemania. Los residentes locales pagan una tasa específica anual de entre 67 y 130 euros. Los vehículos europeos pueden disfrutar de ese peaje u optar por una tasa de diez días de entre 2,5 y 25 euros o una bimensual de entre 7 y 50 euros.

Francia: El 99% de las vías son gratuitas

En Francia, la circulación por el 99% del 1.100.000 kilómetros de carreteras y autopistas es gratuito. Las autopistas están explotadas por empresas privadas, concesionarias, que representan el 1% de esa red viaria nacional y son de pago mayoritariamente, pero con matices: en muchos tramos, las autopistas nacionales están gestionadas por el Estado. Eso ocurre en los tramos que rodean las grandes ciudades, donde las entradas y salidas de las grandes aglomeraciones son siempre gratuitas.

Buena parte de la red nacional de autopistas se privatizó entre 1995 y 2005, bajo las presidencias de Mitterrand y de Chirac. Y son las empresas privadas, concesionarias, las que cobran el tráfico por las autopistas tras un concierto con el Estado. Las concesionarias gestionan libremente las distintas tarifas de las autopistas, diferentes según se trate de camiones, vehículos personales, familiares y otras modalidades. Estas empresas son responsables del mantenimiento y servicios ofrecidos en las autopistas, según unas condiciones negociadas con el Estado en el momento de la concesión, revisadas cada diez, quince o veinte años.

Italia: Solo se paga por viajar por autopistas

Las autovías son gratis en Italia y no se ha planteado nunca imponer peajes. Solo se paga por el uso de los 6.000 kilómetros de autopistas. La mitad está gestionada por Autostrade y las otras sociedades que forman parte del grupo Atlantia, controlada por la familia Benetton, grupo que es socio de la española ACS en Abertis. Florentino Perez, presidente de ACS, ha hecho una oferta de 10.000 millones de euros por Atlantia.

La otra mitad de las autopistas está gestionada por una veintena de empresas. Esta diversidad hace que no haya tarifas homogéneas. El coste medio por kilómetro varía en función de la autopista. Los peajes más altos están en el norte, más de cinco euros por 50 kilómetros. En el sur se paga menos. Y una autopista, la del Mediterráneo, es gratis para favorecer una región que se encuentra entre las menos desarrolladas de Europa.

Por otro lado, el Estado controla la red Anas (desde el 2018 forma parte del grupo Ferrovie), con una red de 1.300 kilómetros de autopistas y enlaces sin peaje y con gestión directa (equivalente a las autovías españolas). Cuenta con 200 kilómetros de peaje y gestiona y controla más de 30.000 kilómetros de carreteras, con tramos de autovías en los que no se paga.

Etiquetas

Añade un comentario

Pulsa aquí para comentar

Mercedes Benz
The new Mercedes-Benz C-Class