Actualidad

Anticorrupción apunta que la Kitchen consiguió sustraer documentación y algún policía investigado se la quedó

Señala indicios de que además del chófer de Bárcenas, había más confidentes en la trama

La Fiscalía Anticorrupción considera que hay indicios de que la operación Kitchen consiguió sus objetivos y «alguno o alguno de los mandos policiales implicados en su puesta en marcha y posterior ejecución tendría en su poder» documentos sustraídos al extesorero del PP Luis Bárcenas o su esposa, Rosalía Iglesias.

Así lo señala en uno de los informes que obran en la parte de la investigación sobre este asunto que se venía siguiendo en secreto en la Audiencia Nacional y a la que ha tenido acceso ABC. En su escrito, relativo a la entrada como acusación particular en el procedimiento del hijo de Luis Bárcenas, los fiscales exponen que las actuaciones hasta la fecha «solamente han permitido encontrar» parte

de los documentos que la operación Kitchen buscaba.

«Por lo tanto, solo obran parcialmente en el presente procedimiento los materialmente encontrados, aunque se han aportado indicios de que la operación policial Kitchen sí habría logrado sus objetivos, y que alguno o alguno de los mandos policiales implicados en su puesta en marcha y posterior ejecución tendría en su poder los citados documentos, después de haberlos sustraído a Luis Bárrcenas o a su esposa», dice el informe.

Hasta ahora, ese botín de Bárcenas que buscaba la Kitchen se venía definiendo por los investigadores como «documentación comprometedora para el PP o sus dirigente», pero Anticorrupción afina ya cuál era el objetivo del despliegue policial: «la sustracción del procedimiento penal conocido como ‘caso Gürtel’ de documentación en poder de Luis Bárcenas y de su esposa Rosalía Iglesias para así proteger a dirigentes del Partido Popular a los que su contenido podría llegar a involucrar penalmente en dicha causa».

La principal pieza del engranaje era el chófer de Bárcenas y su familia, Sergio Ríos Esgueva, que según consta ya en la investigación, fue captado como confidente a razón de 2.000 euros al mes de los fondos reservados. Esta parte de la causa que se ha venido instruyendo bajo secreto hasta ahora se abrió, precisamente, para practicar una entrada y registro en el domicilio de Ríos en septiembre del año pasado.

Según uno de los oficios que obran en el sumario, en aquella diligencia se le intervinieron 9 teléfonos móviles, un pendrive y una tarjeta SIM que ya han sido analizados. Sobre él, además de la participación en la trama, pesa la sospecha de que le recompensaron con un acceso a la Policía Nacional. Su defensa ha pedido que se tome declaración a todos los miembros del tribunal que aquel año, 2015, examinó a los aspirantes.

Más de un confidente

Pero además de Ríos, la trama tenía otros confidentes, como detalla Anticorrupción. «Figuran indicios de que además del conductor de la familia captado como colaborador, Sergio Ríos Esgueva, ‘K2’, habría otros colaboradores, también designados como ‘K’ en la Notas Informativas sobre este operativo intervenidas en el registro de la vivienda del investigado JoséManuel Villarejo», dice su informe.

Añade que las comunicaciones de mensajería intervenidas entre el exsecretario de Estado Francisco Martínez y el entonces director Adjunto Operativo de la Policía Eugenio Pino, este le informó de que «conocíal menos a cuatro de estos colaboradores, escolta, preso, empresario, familia».

Etiquetas

Añade un comentario

Pulsa aquí para comentar

Mercedes Benz
The new Mercedes-Benz C-Class